Yesan, productor del momento: «No siento que me haya pasado al trap, el rock siempre está presente»

Comparte a través de:

Productor de éxitos con Duki, Ysy A o Sara Hebe, Federico Yesan Rojas, «Yesan», se transformó en una de las mentes más interesantes de la actualidad de la música nacional que, con el rock como antecedente, se proyecta a nivel mundial.

«El paso del rock al trap lo viví muy orgánico, honestamente. Me considero fan de la música en general. Me gusta escuchar cosas distintas y entender la magia de cada género. Tampoco siento que me ‘pasé al trap’, mis influencias de rock suelen estar presentes en mi música y trato de combinar los dos mundos incorporando distintos elementos de cada uno», señaló en entrevista con Télam el también productor de Trueno, Miss Bolivia, CRO y Lucho SSJ, entre tantos otros.

Además, Yesan, como se lo conoce en el mundo de la música, tiene su propia banda, Posando Tigres, y está en camino de tener su primer disco solista.

«Durante el encierro me mantuve bastante activo, fue un momento de mucha incertidumbre donde no se podía salir a la calle y había mucha desinformación. Yo no sabia si de repente se iba a extinguir la humanidad o si iba a estar todo bien… no quería quedarme de brazos cruzados sin expresarme», comentó.

«Pude canalizar el encierro terminando producciones que tenía pendientes y cuando las cerré aproveché para empezar a crear nuevas ideas: con Ysy A hicimos todas las sesiones de #YSYA2020; con mi banda Posando Tigres hicimos canciones para sacar un disco el año que viene y hasta hice una canción solista con mi productor amigo Ferlaflame», amplió.

Su carrera profesional comenzó en 2011 como el guitarrista y tecladista de CLAY, una banda de heavy metal alternativo con la que editó tres álbumes. Tras la separación del grupo en 2017, Yesan se volcó a la producción en el sello NEUEN, fundado por él y junto a ONIRIA, Ferlaflame y Taiu.

En 2018, acompañó como guitarrista y bajista a Duki en lo que fue su debut en el Gran Rex y en el Luna Park, y durante 2019 estuvo de gira por América Latina y España (país del que acaba de regresar) como corista y operador vocal de Duki, a la vez que asentó su labor en el estudio, trabajando en singles como «Se Quema» de Miss Bolivia.

Télam: ¿Qué elementos creés que se pueden armonizar entre el trap y rock? ¿O creés que hay elementos de ambos géneros que no pueden convivir?

Yesan: Aunque sean géneros distintos, tienen muchas cosas en común. Hay una cuestión de actitud en el rock/punk donde el trap se mimetiza. De hecho, actualmente la combinación de los dos géneros es cada vez mas normal y natural. El trap está lleno de instrumentales con guitarras eléctricas y, sin guitarra, el rock no existe.

T: ¿Cuál es el desafío que te ponés cada vez que tenés que producir?

Y: Depende. Cuando trabajo con artistas siempre el desafío es distinto. Para mí lo más importante a la hora de tener una sesión es conectar con el momento, aprovechar la energía y no dejarse de sorprender de lo que puede pasar. Siento que se trata de que el artista se vaya a su casa sintiéndose satisfecho al margen de que se haya podido concretar una idea o no.

T: ¿Te pesa el mote de «productor del momento» o es algo que te adosan desde afuera y que vos no lo vivís?

Y: Creo que la música argentina está en su «momento» y estoy muy contento de ser parte aportando lo que tengo para dar. Me considero muy apasionado por nuestra cultura y nuestro arte. Tomo mi pasión y trabajo con mucha responsabilidad, entendiendo que estamos en un momento que hace muchos años no se vivía. Argentina es una vidriera para la industria musical mundial en este momento y está lleno de artistas/productores increíbles con mucho para decir.

T: Siendo tan jóvenes y casi habiendo creado un estilo, ¿se puede decir que nacieron para el éxito? ¿Cómo fue el proceso para llegar a donde están?

Y: Soy de los que creen que el éxito se encuentra trabajando. Fue un proceso largo…muchos días y noches dando todo, literalmente. A veces con más confianza en uno y otras veces lleno de dudas… pero siempre para adelante. Entre hacer y no hacer, hay que hacer siempre. Es la única manera de aprender y mejorar en lo que uno hace. No siempre las cosas salen como uno quiere y aprender del error es un tesoro. No hay mucho más secreto que invertir el tiempo en algo que realmente creés, las cosas llegan de una forma u otra eventualmente.

 

 Fuente Tèlam