Venezuela estrenó su bolívar digital, con seis ceros menos

Comparte a través de:

Venezuela estrenó hoy oficialmente una nueva moneda, la tercera en 13 años, el bolívar digital, que tiene seis ceros menos que el ya extinto bolívar soberano, una medida adoptada centralmente para combatir la hiperinflación.

Acompañando la medida, salió a la calle un nuevo cono monetario: una moneda de un bolívar y billetes de 5, 10, 20, 50 y 100. La máxima denominación equivaldrá a unos 24 dólares de acuerdo a las tasas del Banco Central de Venezuela (BCV).

Un relevamiento de la agencia de noticias AFP señaló que las operaciones comerciales en el primer día se pudieron hacer sin problemas.

Una novedad de este nuevo régimen es el objetivo oficial de que la nueva moneda tenga mayor circulación a través de sistemas electrónicos de pagos que de papel impreso, lo que solucionaría el problema de la escasez y haría las transferencias más seguras y menos costosas.

La reconversión “no afecta el valor de la moneda” pues “el bolívar no valdrá ni más ni menos, solo que para facilitar su uso se está llevando a una escala monetaria más sencilla”, explicó el Banco Central en un comunicado divulgado el lunes.

Se trata de la tercera reconversión monetaria en 13 años, un periodo en el que las autoridades le sacaron 14 ceros a su billete, y un paso que obligó a los bancos a adaptar sus plataformas.

El mayor billete de la vieja moneda, de 1 millón, apenas representa 25 centavos de dólar y ni siquiera alcanza para comprar un caramelo, pese a lo cual seguirá en circulación junto a los nuevos por unos meses.

Antes de la reforma, anunciada en agosto por el Banco Central, se necesitaban 7 millones de bolívares para comprar una barra de pan en un país, cuyo PBI cayó un 80% desde 2013 por la baja en la producción del crudo, en los precios del petróleo, casi la única entrada de dinero para la Nación y, según el Gobierno, por las sucesivas sanciones económicas y financieras impuestas por Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá.

Datos de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, coordinada por una de las principales universidades del país, la Universidad Católica Andrés Bello, señalaron el miércoles que 3 de cada 4 hogares venezolanos viven en pobreza extrema, con ingresos insuficientes para cubrir sus necesidades alimenticias.

Los bancos estuvieron fuera de servicio anoche para finalizar el proceso de adaptación a la nueva expresión monetaria, que busca facilitar las transacciones a partir de hacer las cifras más manejables, sobre todo a nivel contable.

El presidente de Banesco, el mayor banco privado de Venezuela, José Grasso Vecchio, consideró que la nueva expresión monetaria “no es milagro económico, sino una solución a un problema, porque facilita las cosas».

Destacó que el banco recibió «con una gran antelación» nuevos billetes, así que pudo distribuirlos “por todas nuestras agencias a nivel nacional”.

La primera reforma del bolívar fue puesta en marcha por Hugo Chávez (1999-2013), quien le quitó tres ceros a la moneda, y Nicolás Maduro emprendió una nueva reforma en 2018, con cinco ceros menos.

La inflación, proyectada en 1.600% en 2021 por la firma Ecoanalítica, se combinó con enormes devaluaciones para generar una depreciación constante de la moneda.

Buena parte de las operaciones se hacen en una dolarización de hecho porque los venezolanos tratan de proteger sus ingresos usando moneda extranjera, lo que Maduro consideró una «válvula de escape» en un país que lleva ocho años de recesión.

El proceso de reconversión generó nerviosismo en el mercado de cambio negro surgido de un control de cambio vigente desde 2013. El dólar se disparó a un promedio de 5,20 bolívares en el mercado paralelo, mientras que en el Banco Central se mantenía estable a 4,10.

 

 Fuente Tèlam