Tribunal para la paz de Colombia pide a Gobierno no revictimizar a menores reclutados por guerrillas

Comparte a través de:

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) advirtió al Gobierno colombiano que los menores reclutados por organizaciones no son combatientes sino víctimas del conflicto armado, luego de la defensa que hizo el Ejecutivo de una ofensiva contra la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) en el que murieron cuatro adolescentes.

La JEP, un tribunal formado para investigar los delitos cometidos durante el conflicto armado, instó al Gobierno a que reconozca como víctimas a las personas que, siendo menores de edad, fueron reclutadas por organizaciones armadas y obligadas a participar en la disputa, informó la agencia de noticias Europa Press.

El objetivo de la decisión es erradicar prácticas discriminatorias que pongan en riesgo la seguridad, vida e integridad personal de las víctimas de reclutamiento y evitar su revictimización.

Esta advertencia es en respuesta a las declaraciones que realizó ayer el ministro de Defensa de Colombia, Diego Molano, en las que defendió la «legitimidad» del ataque aéreo que las Fuerzas Armadas realizaron contra una de las bases del ELN en el que murieron cuatro menores de edad.

«Aquí se desarrolló una operación legítima en contra de una estructura que buscaba expandirse. La crítica debe ser a quienes reclutan a menores de edad para utilizarlos en actividades criminales», dijo el ministro en medio de fuertes cuestionamientos por la acción militar, informó el diario El Espectador.

«Cuando se desarrollan este tipo de operaciones es altamente probable que haya menores de edad, porque, precisamente, estos grupos armados ilegales reclutan a menores de edad para sus actividades ilegales», insistió Molano.

A mediados de septiembre el Ejército lanzó un operativo sobre las selvas del departamento de Chocó, en el oeste de Colombia, en el que además de la muerte de los menores cumplió con el principal objetivo que era abatir al líder del frente Occidental del ELN, Ogli Ángel Padilla Romero, alias «Fabián».

El Gobierno celebró que el operativo había sido un «éxito» y destacó el «duro golpe» que se asestó a la guerrilla con la muerte de «Fabián», pero omitió, que también fallecieron cuatro jóvenes de entre 13 y 17 años.

En otras oportunidades las autoridades colombianas obviaron la muerte de menores de edad como consecuencia de sus operativos contra este tipo de grupos armados, lo que le valió críticas de organismos defensores de Derechos Humanos.

En marzo, el propio Molano justificó la muerte de varios niños en una ofensiva contra posiciones del líder de las disidencias Miguel Botache, alias «Gentil Duarte», asegurando que los jóvenes se convertirían en «máquinas de guerra».

Fuente Télam