Ruben está a un gol del récord de Kempes: Te están buscando «Matador»

Comparte a través de:

El delantero de Rosario Central Marco Ruben, con 93 goles, está a un tanto de alcanzar al segundo goleador de la historia del club del barrio de Arroyito, el atacante cordobés Mario Alberto Kempes, el mejor jugador que vistió la camiseta de Central.

El «Matador» Kempes, para muchos el mejor jugador del fútbol argentino moderno después de Diego Maradona y Lionel Messi, al punto que algunos lo comparan también con Alfredo Distéfano, jugó sólo dos años en Central, entre 1974 y 1976, y se erigió en el segundo goleador de la historia del club, con 94 conquistas en apenas 123 partidos, detrás del «Torito» Waldino Aguirre, con 98 anotaciones.

Kempes llegó a Central desde Instituto, con apenas 19 años, y al año siguiente hizo el servicio militar obligatorio en el Batallón de Comunicaciones 121 -el ex 11 de Infantería- situado en el barrio Las Heras, de la zona sur de Rosario.

El cordobés debutó en Central en un amistoso en el que su nuevo equipo venció 2-0 a Instituto, jugado el 19 de febrero de 1974, en la vieja cancha de Arroyito, con goles del zaguero Miguel Ángel Cornero y del delantero Rubén Rodríguez.

El «Matador» integró aquel recordado equipo de Central que venía de ganar el título del Campeonato Nacional en 1973, dirigido por el extinto Carlos Timoteo Griguol que formaba con Biasutto, Jorge José González, Pascuttini, Daniel Kiiller y Jorge García; Aimar, Solari y Poy, Bóveda, Cabral y Kempes.

Quizá el segundo gol de Kempes a Holanda, en la final del Mundial ’78, cuando llega al área chica a definir, choca contra los dos marcadores centrales y ambos caen como muñecos y empuja la pelota con la suela del botín, sea una de las mejores postales para definir al «Matador».

Kempes fue el mejor jugador de ese equipo campeón del Mundial con el «Flaco» Menotti, en el que cosechó el Balón de Oro y el Botín de Oro.

El cordobés convirtió su último gol en Central el 25 de julio de 1976, cuando el equipo dirigido por José María Silvero empató en un gol contra Quilmes en la vieja cancha de Newell’s, donde los «canallas» jugaban de locales porque estaban remodelando el estadio para el Mundial 78.

Sin embargo, 19 años después, Kempes volvió a convertir con 41 años su último gol para Central, en el clásico amistoso con el que venció 1-0 a Newell’s en el Gigante de Arroyito, la noche del 8 de febrero de 1995.

El «Torito» Aguirre, el máximo goleador de Central, con 98 tantos en la década del 40, fue asesinado a golpes por un grupo de policías en la Seccional 11ª del barrio Saladillo, en la madrugada de 28 de octubre de 1977, cuando fue detenido por una falsa denuncia, en una casilla donde vivía en el barrio La Bajada.

El «Torito» Aguirre, un wing izquierdo de gambeta endemoniada, a los 57 años vivía humildemente en un vagón de tranvía abandonado en Necochea y Uriburu.

«Me la dieron, estoy jodido hermano», confió el «Torito» Aguirre a un grupo de internos recluidos en el penal de la Seccional 11ª, cuando fue atacado por una patota policial que le provocó gravísimas lesiones internas, que fueron constatadas luego por una pericia médica.

«El ‘Torito’ fue el único futbolista asesinado durante la dictadura, pero no en un contexto político sino por una golpiza como las que sufrían los detenidos en esa época y, lamentablemente, también en cualquier otra», declaró hoy el historiador rosarino Julio Rodríguez, especialista en Central Córdoba, a Télam.

Ahora Ruben, de 35 años, oriundo de la localidad santafesina de Capitán Bermúdez, convirtió su tanto número 93 con el gol de «palomita» que le dio a Central la victoria 2-1 sobre Racing, el sábado último, en el Gigante de Arroyito.

«Mi primer objetivo es jugar bien para que el equipo gane. Lo del récord no es el primer objetivo sino andar bien, ganar y después lo otro puede venir como una consecuencia», declaró el delantero de Central, que está a un tanto de convertirse en el segundo goleador y a cinco de ser el máximo artillero de la historia «canalla».

Fuente Télam