Putin terminó el confinamiento por coronavirus con un encuentro para limar asperezas con Erdogan

Comparte a través de:
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, puso fin a su aislamiento preventivo por coronavirus y recibió hoy a su par de Turquía, Recep Tayyp Erdogan en la ciudad rusa de Sochi, en un encuentro que marca un acercamiento de las dos potencias regionales luego de las tensiones bilaterales por las posturas de Moscú y Ankara respecto de los conflictos de Armenia, Libia y Siria e intereses comerciales.

«Pueden ver que ya no no es confinamiento», dijo el portavoz del Kremlin. Dimitri Peskov, en alusión la cuarentena preventiva a que se sometió Putin después de una serie de casos positivos de coronavirus en su círculo cercano.

La reunión con Erdogan, la primera que mantienen en forma presencial desde el inicio de la pandemia, duró tres horas y estuvo signado por la situación en Siria, Libia, Afganistán y el Cáucaso, así como asuntos comerciales y de cooperación comercial entre ambos países, tal y como ha recogido la agencia rusa de noticias TASS, citada por la agencia Sputnik.

También la energía formó parte de la agenda, y Putin ha agradecido a Erdogan su postura en la construcción del TurkStream -un gasoducto que lleva gas desde Rusia hasta Turquía atravesando el Mar Negro-, mientras que Turquía afirmó que se siente seguro ante las «dificultades» en el mercado europeo de gas y mencionó el proyecto conjunto de la construcción de la primera central nuclear de Akkuyu. Además, ambos líderes elogiaron la sólida relación que tienen Moscú y Ankara.

La primera unidad de la central nuclear turca de Akuyyu estará operativa el próximo año, informó Erdogan.

«Considero que el próximo año podremos inaugurar el primer bloque de esta central de energía nuclear», dijo el mandatario turco.

La primera central nuclear de Turquía tendrá cuatro unidades con una capacidad de 1.200 megavatios cada una y se realiza siguiendo el método Construir Operar Transferir (BOT por sus siglas en inglés) con un costo de 20 millones de dólares.

La construcción de la primera unidad empezó en abril de 2018, la segunda en abril de 2020 y la tercera en el pasado marzo.

Putin y Erdogan se reunieron en diez oportunidades en los doce meses previos al inicio de la pandemia de coronavirus, en marzo de 2019, principalmente para abordar el conflicto en Siria y asuntos bilaterales.

El mandatario ruso destacó que aunque las relaciones a veces son difíciles entre Moscú y Ankara, dos potencias rivales que, no obstante, han aprendido a encontrar «compromisos» bilaterales.

«A veces las negociaciones no son fáciles, pero concluyen con un resultado positivo. Nuestros servicios han aprendido a encontrar compromisos favorables a ambas partes», se congratuló Putin, acogiendo a Erdogan en su residencia de verano en Sochi, a orillas del mar Negro.

«Creo que es muy beneficioso que Turquía y Rusia sigan fortaleciendo sus relaciones», declaró por su parte Erdogan.

En los últimos años se han enfrentado en Siria, donde apoyan a los bandos opuestos, y en una guerra entre Armenia -enemigo de Turquía pero cercano a Moscú- y Azerbaiyán, apoyado sin fisuras por Ankara.

En Siria, Rusia y Turquía patrocinaron acuerdos de alto el fuego en la región de Idlib, que escapa al control de Damasco y donde se encuentran combatientes proturcos.

Ambos países, que también tienen diferencias en el conflicto de Libia, se han acercado no obstante alentados por las tensiones entre Moscú y Occidente y a las relaciones cada vez más delicadas entre Turquía y sus aliados de la OTAN.

En este sentido, Erdogan manifestó que la paz en Siria y la región «depende de las relaciones turco-rusas».

Además añadió que las medidas conjuntas de Rusia y Turquía sobre el tema sirio son «de gran importancia».

Erdogan dijo anteriormente que Turquía quería que Estados Unidos retirara sus tropas de Siria e Irak, al igual que había hecho anteriormente en Afganistán.

Afirmó que Turquía estaba presente en Siria para reconstruir el país y también expresó su esperanza de que Estados Unidos, Rusia, Irak y Turquía pudieran trabajar juntos para lograr la paz y la estabilidad en Siria e Irak.

Fuente Tèlam