Policía de Noruega informó que el agresor mató a sus víctimas con «objeto afilado» y no con flechas

Comparte a través de:

La policía reveló hoy que las cinco víctimas del ataque de la semana pasada en Noruega fueron asesinadas con un «objeto afilado» después de que el agresor perdiera o abandonara el arco y las flechas que llevaba y habían sido vistos por los presentes.

«En algún momento abandonó o perdió su arco y flechas», señaló el inspector Per Thomas Omholt en una conferencia de prensa, y añadió que el atacante mató «a cinco personas con un objeto afilado tanto en sitios privados como en espacios públicos», informó la agencia de noticias AFP.

La policía, que había indicado que el sospechoso Espen Andersen Bråthen iba armado con un arco y flechas y otras dos armas, no quiso precisar de qué tipo de arma blanca se trataba.

«Todo indica que estas víctimas fueron asesinadas al azar», reiteró Omholt.

Según la policía, más de una decena de personas fueron blanco de los lanzamientos con arco en el inicio del ataque, pero ninguna murió por ese medio.

Sospechoso de radicalización islamista, Bråthen, un danés de 37 años, reconoció haber matado a cinco personas y herido a otras tres en este ataque, que se produjo el miércoles en varios puntos de Kongsberg, una pequeña ciudad en el sureste de Noruega, sobre todo en un supermercado.

Alertada, la policía detuvo al sospechoso más de media hora después.

«Respecto al móvil, la enfermedad sigue siendo la principal hipótesis. Y respecto a la conversión al islam, esta hipótesis pierde peso», agregó Per Thomas Omholt.

El sábado, la policía identificó a las cinco víctimas, cuatro mujeres y un hombre: Andréa Meyer, de 52 años, Hanne Merethe Englund, 56, Liv Berit Borge, 75, Gunnar Erling Sauve, 75, y Gun Marith Madsen, 78.

En respuesta al ataque, la dirección noruega de policía decretó que los agentes, que están generalmente desarmados, llevarían armas temporalmente en todo el país.

El ataque se produjo en el último día de mandato de la primera ministra Erna Solberg, conservadora, quien ese miércoles cedió las riendas a un nuevo Gobierno de centroizquierda dirigido por Jonas Gahr Store, ganador en las legislativas del 13 de septiembre.

Noruega, un país generalmente pacífico, fue escenario de ataques de extrema derecha en el pasado.

El 22 de julio de 2011, Anders Behring Breivik mató a 77 personas al detonar una bomba cerca de la sede del Gobierno en Oslo, antes de abrir fuego en un mitin de las Juventudes Laboristas en la isla de Utoya.

En agosto de 2019, Philip Manshaus disparó contra una mezquita en las afueras de Oslo, antes de ser sometido por la multitud, sin que hubiera heridos graves.

Antes del ataque, abatió por racismo a su hermana asiática adoptada.

Fuente Télam