Piden que vaya a la cárcel un exfuncionario de Alperovich condenado por encubrir el crimen de Lebbos

Comparte a través de:

El padre de Paulina Lebbos, la joven universitaria asesinada en 2006 en Tucumán, lanzó una petición en el sitio Change.org para juntar firmas y reclamar que un exfuncionario del exgobernador y actual senador José Alperovich sea encarcelado y cumpla con la condena de seis años de prisión que recibió por encubrir el crimen.

Alberto Lebbos, padre de Paulina (23) tomó esta iniciativa luego de que el pasado 22 de septiembre la Corte Suprema de Justicia de Tucumán (CSJT) dejara firme las condenas de un expolicía y de cuatro exfuncionarios de Alperovich, entre los que se encuentra el exsecretario de Seguridad Eduardo Di Lella, el único de ellos que permanecía en libertad.

“Qué vaya a la cárcel Eduardo Di Lella condenado por encubrir el crimen de Paulina!!!”, es el título de la petición en el sitio Change.org, que hasta esta tarde había reunido 25.550 adhesiones.

El hombre señaló que luego de quedar firme su condena, el exfuncionario “declaró que no está en condiciones de salud para ir a la cárcel por un “problema cardíaco”.

“¡Di Lella fue cómplice del brutal asesinato de mi hija, la Corte Suprema ya lo condenó, pero sigue libre! Es indignante y muy triste tener que seguir luchando para que de una vez por todas se haga justicia por mi hija. Ya sufrimos mucho durante todos estos años, luchando contra todo un sistema corrupto que quería dejar libres a los culpables…pero en este país sigue ganando la impunidad”, agregó.

Tras ser condenado por encubrimiento, abuso de autoridad e incumplimiento de funcionario público, el exsecretario de Seguridad tucumano fue detenido el 25 de febrero de 2019, pero un fallo de la CSJT lo excarceló en menos de cinco meses al hacer lugar a un recurso de Casación interpuesto por su defensa.

“Por eso te quiero pedir que firmes esta petición, para decir BASTA de impunidad. Que Eduardo Di Lella vaya a la cárcel de una vez por todas y que se haga justicia por mi hija”, concluyó el padre de la joven estudiante.

El fallo reciente de la CSJT había confirmado también las condenas del exjefe de Policía Hugo Sánchez; del exsubjefe de Policía Nicolás Barrera; del exsubjefe de la Regional Norte Rubén Brito; y del expolicía Waldino Rodríguez.

Di Lella, Sánchez, Barrera y Brito fueron funcionarios del tres veces gobernador de la provincia Alperovich, actualmente senador con licencia otorgada por la Cámara Alta, tras haber sido denunciado por abuso sexual por su sobrina segunda.

Las sentencias contra los cinco hombres por el denominado Caso Lebbos habían sido dictadas en el marco del juicio oral y público que comenzó en 2018 y concluyó el 25 de febrero de 2019, en que se ventiló el asesinato de Paulina y su posterior encubrimiento.

En un fallo emitido en febrero de este año, la CSJT ordenó que sean investigados como posibles autores del crimen de la joven Sergio Kaleñuk, hijo del exsecretario de Alperovich, Alberto Kaleñuk; la pareja de Paulina, César Soto; y Esteban Gómez, hermano del absuelto Gómez.

El máximo tribunal dispuso en ese momento que también se investigue al entonces gobernador Alperovich y al actual subsecretario de Seguridad José Ardiles por haber aceptado en el año 2010 el ascenso de excomisario Enrique García, cuando ya estaba imputado por irregularidades en el caso Lebbos.

En el primer juicio realizado por el caso en 2014, García fue condenado a 5 años de prisión por el encubrimiento del crimen de Paulina, al determinarse que fraguó actas de la declaración de un testigo y del hallazgo del cadáver.

Sin embargo, a fines de febrero y días antes de que se cumplan 15 años del crimen, el fiscal Carlos Sale, a cargo de Homicidios, resolvió investigar a Soto, Kaleñuk, Esteban Gómez y a Ernesto Atim, un vendedor de celulares también vinculado a los Gómez, dejando fuera a Alperovich y a Ardiles.

El crimen de la universitaria ocurrió el 26 de febrero de 2006, cuando la joven salió de un boliche ubicado en la zona conocida como el ex Abasto, en la capital tucumana, donde había ido a bailar con su amiga Virginia Mercado.

Según determinaron los pesquisas, alrededor de las 6.30 de ese día, ambas subieron a un remis color bordó: Virginia descendió primero en su domicilio de La Rioja al 400 y Paulina siguió viaje hasta la casa de su novio, aunque nunca llegó.

Después de 13 días de búsqueda, la joven fue hallada asesinada al costado de la ruta provincial 341, a la altura de Tapia, a unos 30 kilómetros de la capital tucumana.

Fuente télam