Piden a la ONU convocar al Consejo de Derechos Humanos por el golpe en Sudán

Comparte a través de:

Decenas de países pidieron hoy al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU) que organice una sesión especial para analizar la situación de Sudán, después del golpe militar de la semana pasada que desembocó en una sangrienta represión que ya dejó al menos 12 personas muertas y más de 300 heridas.

En una carta dirigida al presidente del consejo en nombre de 48 países, el embajador británico Simon Manley afirmó la necesidad apremiante de que el máximo órgano de la ONU en derechos humanos debata sobre la situación en Sudán, tras el golpe de Estado del 25 de octubre pasado por parte de las Fuerzas Armadas (FFAA).

«Pedimos al Consejo de Derechos Humanos que celebre una sesión especial esta semana para abordar las implicaciones sobre los derechos humanos de los eventos en curso en la República de Sudán», establecen los firmantes en la carta, según la agencia de noticias AFP.

Este pedido se produce luego de que ayer la cantidad de muertes por la represión de protestas a favor del retorno a la democracia ascendiera a 12, con más de 300 heridos.

Hace dos días, el sábado pasado, decenas de miles de personas marcharon por ciduades de Sudán contra el golpe militar encabezado por el jefe de las FFAA, general Abdel Fattah al Burhan, quien disolvió el gobierno, declaró el estado de sitio y arrestó a funcionarios civiles, lo que provocó rápidamente la condena internacional.

Ayer, manifestantes volvieron a levantar barricadas en las calles de Jartum, la capital, en rechazo al reciente golpe de estado.

El país africano estaba gobernado desde agosto de 2019 por un consejo civil-militar, bajo las órdenes de Burhan, y un gobierno de transición encabezado por el primer ministro

Abdalla Hamdok, para lograr una transición democrática, luego de que el expresidente Omar al-Bashir fuera derrocado tras protestas lideradas por jóvenes.

Burhan, quien se ha convertido en líder de facto del país, insistió en que la toma del poder militar «no ha sido un golpe» y aseguró que quiere «rectificar el curso de la transición sudanesa».

Fuente Télam