Para el Gobierno español, el mea culpa de ETA es insuficiente y reclama más acciones

Comparte a través de:

El Gobierno de España consideró hoy que el perdón del dirigente de la izquierda independentista vasca Arnaldo Otegi expresado sobre las víctimas del grupo armado separatista ETA es insuficiente y reclamó más acciones.

«Consideramos que es un paso insuficiente, que además deberían pedir perdón y que han de pasar de la palabra a los hechos», afirmó durante la conferencia de prensa semanal tras la reunión de gabinete la vocera del Gobierno, Isabel Rodríguez.

Otegi, coordinador general del partido independentista vasco EH Bildu, reconoció ayer el dolor de las víctimas de ETA y afirmó que «nunca debió haberse producido», unas palabras inéditas en ocasión del décimo aniversario del cese de la violencia por parte del grupo armado.

Desde el Gobierno valoraron el gesto, pero exigieron que Bildu también se oponga a los homenajes que todavía se hacen a los miembros de ETA condenados cuando salen de prisión.

Rodríguez lamentó estas manifestaciones en honor a los etarras condenados por crímenes y sostuvo que contribuyen a «revictimizar a los que padecieron» los actos de violencia del grupo.

«Creemos que los gestos están bien, pero deben ir mucho más allá y desde luego hay que pedir perdón por ese dolor y no participar de este tipo de manifestaciones», insistió la vocera del Gobierno español, según recogió la agencia de noticias Sputnik.

El Gobierno de España, formado por una alianza entre el Partido Socialista (PSOE) y Unidas Podemos (UP), se situó así del lado de las víctimas de ETA, que a través de las diversas asociaciones que existen en España coincidieron en exigir hechos y no solo palabras a la izquierda independentista vasca.

Eso sí, el PSOE entendió que las declaraciones del líder de ETA contribuyen a facilitar acuerdos.

Así lo expresó vocero de ese partido en el Congreso, Héctor Gómez, quien destacó que su fuerza tiene la obligación de buscar el entendimiento con todas las bancadas que han sido elegidas en las urnas para impulsar medidas legislativas.

Otegi, por su parte, lamentó que el presidente del Gobierno vasco, Iñigo Urkullu, y el PNV (Partido Nacionalista Vasco) estén «enfadados cuando tu país está muy contento».

En ese sentido, expresó que se dio ese paso «porque tocaba» darlo y admitió en sus filas «no todos están de acuerdo» porque hay quienes piensan que se está dando mucho sin recibir nada a cambio, en referencia a los presos de ETA.

Otegui invitó, asimismo, al expresidente socialista Felipe González a decir que él «organizó los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL)», como se conoce a las agrupaciones parapoliciales que practicaron la denominada «guerra sucia» contra ETA.

«Nosotros no tenemos ningún problema en asumir lo que hemos hecho. Queremos saber si ellos están dispuestos a hacerlo», señaló hoy en una entrevista con Catalunya Radio.

Las disculpas de Otegui fueron también celebradas por el exmandatario socialista José Luis Rodríguez Zapatero, en el cargo cuando ETA anunció el fin de la violencia diez años atrás, quien destacó la «gran trascendencia» de sus palabras.

En términos similares se pronunció el presidente de la Conferencia Episcopal española, Juan José Omella: «Tenemos que agradecer que alguien que ha vivido en el terrorismo pida perdón. Quizá para alguien es poco, pero es un paso», señaló.

Euskadi Ta Askatasuna (ETA, «País Vasco y libertad» en vasco) anunció el fin de la acción armada el 20 de octubre de 2011 y se disolvió definitivamente en mayo de 2018 sin haber alcanzado sus objetivos políticos.

Se calcula que sus integrantes asesinaron a 864 personas entre 1968 y 2010, la mayoría en la región del País Vasco y muchas de ellas miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Fuente Télam