Moisés Ville distingue a Rosa Roisinblit como personalidad destacada por su trayectoria

Comparte a través de:

La comunidad de Moisés Ville, primera colonia agrícola poblada por judíos, distinguirá mañana como personalidad destacada del pueblo a Rosa Tarlovsky de Roisinblit, vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, por su lucha en defensa de los derechos humanos y su “proyección nacional e internacional”.

La iniciativa se enmarca en las actividades por los 100 años de la Escuela Fiscal número 462 Joaquín V. González, a la que concurrió Roisinblit, de 102 años, quien será representada por su nieto Guillermo Pérez Roisinblit, quien nació en cautiverio y es el nieto recuperado número 68.

Rosa nació en Moisés Ville en 1919, obtuvo su título de obstétrica en la Universidad Nacional de Rosario y en 1951 se casó en Buenos Aires con Benjamín Roisinblit, con quien tuvieron a su única hija, Patricia Julia.

Patricia estaba embarazada de ocho meses y tenía una hija de 15 meses, Mariana Eva Pérez, cuando fue secuestrada en 1978 junto a su compañero Manuel Pérez Rojo, por lo que dio a luz a un varón mientras estaba cautiva en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), el 15 de noviembre de ese año.

Guillermo, que fue apropiado por una familia que lo educó en la fe católica, recuperó su verdadera identidad en 2000, gracias a la tarea de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, donde su abuela se desempeñó como tesorera desde 1981 hasta 1989, para pasar luego a ser su vicepresidenta.

“Su pueblo natal se lo estaba debiendo de alguna manera. Ella sabía decir que nadie es profeta en su tierra, y lo decía con un dejo de tristeza. Cómo podía ser que su pueblo natal, que ella quiere tanto, no la había homenajeado nunca”, dijo a Télam Pérez Roisinblit.

“Este homenaje es un reconocimiento a toda la lucha que llevó adelante mi abuela. Ella tenía todo el derecho del mundo a quedarse encerrada y, por qué no, a morir de pena, y sin embargo, a todo ese dolor por la desaparición de su única hija, embarazada, estando sola, lo transformó en búsqueda”, agregó.

La comunidad de Moisés Ville, situada a 520 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires y a 177 kilómetros al noroeste de la capital santafesina, resolvió otorgarle su máxima distinción a Roisinblit por su incansable búsqueda de nietos apropiados durante la última dictadura cívico militar, que continuó de la misma forma tras hallar a su nieto.

Los integrantes de la comunidad educativa de la escuela, pobladores y exresidentes y el presidente comunal Gustavo Barceló coincidieron con la idea.

“Nos parece que es tiempo de que desde su lugar de origen y en el marco de los festejos de los 100 años de la escuela, con el respeto y la admiración que merece esta mujer valiente y luchadora, se pueda concretar un homenaje con la profunda convicción de que deben recibirse en vida”, sostuvo la comisión organizadora del homenaje.

Además de la búsqueda activa de los hijos apropiados de hijos de desaparecidos, Roisinblit es una de las autoras de tres artículos de la Declaración Internacional de los Derechos de los Niños y Niñas.

Moisés Ville mantiene viva la cultura judía del este europeo que se instaló con la llegada de 136 familias provenientes de aldeas de la región de Podolia que desembarcaron el 14 de agosto de 1889 en el puerto de Buenos Aires, dejando atrás los pogroms de la Rusia zarista para empezar una vida agrícola en una Argentina abierta a una inmigración que buscaba paz y un futuro promisorio para sus hijos.