López Obrador condena la violencia en marcha a favor de la legalización del aborto en México

Comparte a través de:

El presidente de México, Andrés López Obrador, rechazó hoy la violencia que se desató anoche en la capital mexicana al final de una marcha a favor de la legalización del aborto, en la que resultaron heridas 37 personas, en su mayoría mujeres policías.

«Es un error demandar un derecho con el uso de la violencia, todas las protestas deben ser pacíficas, no a la violencia», dijo el mandatario en su habitual conferencia de prensa matutina, un día después de los disturbios ocurridos en la Ciudad de México en el marco del Día de Acción Global por el Aborto Legal y Seguro.

Según datos del Gobierno capitalino, unas 1.500 personas participaron ayer de la marcha, que se desarrolló en la mayor parte del trayecto de forma pacífica y festiva.

Sin embargo, al final del cortejo, un grupo de mujeres encapuchadas se enfrentaron al cordón de seguridad compuesto de mujeres policías, a las que insultaron mientras las rociaban con extintores que lanzaron sustancias de colores, reportó la agencia de noticias Sputnik.

También usaron explosivos, martillos, palos y otros objetos peligrosos.

Los incidentes dejaron 37 lesionados, de los cuales 27 eran mujeres policías -cuatro de ellas requirieron traslado a hospital-, una funcionaria del Gobierno capitalino y nueve civiles -cuatro mujeres y cinco hombres-, detalló la secretaría de Seguridad Ciudadana local.

«No se puede ser revolucionario, no se puede buscar una transformación, luchar por la justicia, siendo un rebelde sin causa», lamentó López Obrador, quien afirmó que el movimiento feminista busca el uso de la fuerza por parte del Gobierno.

«Se van a quedar con las ganas, no vamos a caer en ninguna provocación», sentenció.

El gobernante expresó la «desconfianza» que le generan este movimiento que «en vez de ayudar a las causas, las afecta» y aseguró que estos actos de violencia son «un fenómeno nuevo» vinculado al inicio de su Gobierno en diciembre de 2018, lo que lo llevó a desconfiar de su «autenticidad».

«Hace unos dos años, cuando empezó el movimiento feminista, muchas mujeres participaron, pero se empezaron a dar cuenta que se habían convertido en feministas conservadoras solo para afectarnos a nosotros, solo con ese propósito», estimó.

El jefe del Ejecutivo manifestó su deseo de que las próximas manifestaciones sean pacíficas, a la vez que señalo que el derecho de expresión está garantizado.

En el marco del Día de Acción Global por el Aborto Legal y Seguro, miles de manifestantes marcharon ayer por el centro de la capital mexicana hasta llegar a la plaza del Zócalo, situada frente a la residencia presidencial.

Al grito de «¡El patriarcado va a caer!» y «Aborto sí o aborto no, eso lo decido yo», las mujeres, jóvenes en su mayoría, recorrieron las calles de la ciudad, al igual que lo hicieron muchas mexicanas en otras decenas de marchas convocadas a lo largo del país.

Otras de las consignas coreadas por los participantes fue «¡Señor, señora, no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente!», en alusión a la violencia de género.

El pasado agosto fue el mes más violento para las mujeres en México desde que comenzó el sexenio de López Obrador, con un total de 107 feminicidios registrados, una cifra récord desde diciembre de 2018.

Además, la secretaria federal de Seguridad Pública, Rosa Isela Rodríguez, dijo la semana pasada que la forma más extrema de violencia por razones de género contra mujeres aumentó un 8% desde principios de año.

La manifestación de ayer a favor del aborto, tuvo lugar tres semanas después de que la Suprema Corte de México declarara inconstitucional la penalización de esa práctica en el país, un tema del cual López Obrador ha evitado pronunciarse desde su campaña electoral para no rechazarlo abiertamente por sus creencias religiosas que define como «cristianas».

 

Fuente Télam