Las siete balaceras en 90 días por las que el líder de «Los Monos» fue condenado a 22 años de cárcel

Comparte a través de:
Las siete balaceras contra objetivos judiciales por las que hoy fue condenado en la ciudad de Rosario el jefe de la banda narcocriminal “Los Monos”, Ariel “Guille” Cantero ocurrieron entre el 29 de mayo y el 10 de agosto 2018 y tuvieron como blancos domicilios que habían habitado los jueces que en abril de ese año lo sentenciaron por homicidio y asociación ilícita.

Los dos primeros ataques fueron simultáneos y tuvieron como objetivo un edificio de Montevideo al 1000 y una casa de Italia al 2100 donde había residido el juez Ismael Manfrín, presidente del tribunal que el 9 de abril de 2018 condenó a buena parte de la banda “Los Monos”, entre ellos, su jefe Cantero (32).

Los ataques se registraron la noche del 29 de mayo con la misma modalidad: personas que circulaban en motos y dispararon contra los inmuebles. Manfrín se había mudado de la vivienda de Italia al 2100 cincuenta días antes del atentado.

El 26 de julio, dos personas en moto tiraron contra el frente de una casa ubicada en Zeballos 2575 que había pertenecido a la jueza Marisol Usandizaga, también miembro del tribunal que condenó a “Los Monos”.

Al día siguiente se produjo una balacera de 17 tiros en Dorrego 1612, propiedad en la que había residido Usandizaga, en la que los agresores dejaron un cartel: “Con la mafia no se jode.»

El 4 de agosto otro inmueble vinculado a Usandizaga fue baleado en avenida de la Libertad 370, y el mismo día fue tiroteado por primera vez el Centro de Justicia Penal de Rosario, que se inauguró con el juicio al clan Cantero.

Seis días después, el 10 de agosto de 2018, los impactos de bala dieron contra la fachada de una vivienda ubicada en Buenos Aires 1743, también vinculada a Usandizaga, y esta vez los tiradores dejaron otro cartel: “Dejen de meter pibes presos porque va a ser peor.»

Un tribunal encontró hoy responsable de esos ataques, en calidad de instigador, a “Guille” Cantero, que fue condenado a 22 años de cárcel –que se convirtieron en 28 y 8 meses por unificación con una pena anterior- por amenazas coactivas agravadas y otros delitos.

 Fuente Tèlam