La Unión Europea consideró superado el incidente con Estados Unidos por los submarinos australianos

Comparte a través de:

El jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, expresó hoy en Washington su voluntad de superar la crisis franco-estadounidense sobre submarinos australianos que lesionó las relaciones entre la primera potencia mundial y Bruselas, con el Reino Unido y Australia en el medio del conflicto.

«Está claro que la voluntad de cooperar y fundar una sociedad más equilibrada es, para ambos campos, la piedra angular de esta nueva sociedad», estimó Borrell al ponderar una mayor cooperación transatlántica..

Saludó el próximo lanzamiento de un diálogo entre Estados Unidos y Europa sobre seguridad y defensa, pero también la decisión, anunciada ayer junto a su par norteamericano, Antony Blinken, de llevar a fin de año «consultas de alto nivel sobre el indopacífico».

Este foro se sumará a un diálogo en curso entre la UE y Estados Unidos sobre la postura para frenar el ascenso global de China, cuya próxima cita está prevista en diciembre.

«No vamos a ser masoquistas y seguir insistiendo en nuestros problemas, debemos superarlos y mirar hacia el futuro», dijo Borrell a periodistas al día siguiente de su encuentro con Blinken.

El mandatario sostuvo que «hubo un incidente, algunos malentendidos y una falta de comunicación», pero que «todo eso ya fue dicho».

«Está bien, ya terminó, vamos a avanzar y comenzar a trabajar juntos de manera más estrecha», abundó Borrell, citado por la agencia de noticias AFP.

En septiembre, Borrell expresó la «solidaridad» de la UE con Francia en la crisis sin precedentes que la enfrentó en duros términos con Estados Unidos y provocó un fuerte enojo del presidente Emmanuel Macron, quien no ahorró duras declaraciones públicas contra su homólogo Joe Biden.

El caso detonó cuando justamente el presidente estadounidense anunció una nueva alianza en la región indopacífica con Australia y el Reino Unido, que torpedeó un gran contrato de submarinos entre París y Canberra.

El gobierno francés denunció que ese acuerdo representó una «puñalada» y una «ruptura de confianza».

Biden y Macron se reunieron poco después para tratar de restablecer la confianza.

Fuente Télam