La UE propone al Reino Unido una flexibilización de los controles aduaneros en Irlanda

Comparte a través de:

La Unión Europea (UE) ofreció hoy al Reino Unido una flexibilización de los controles aduaneros en Irlanda, en un intento de reducir las tensiones y evitar el agravamiento de la crisis, desatada tras la salida de Londres del bloque europeo en enero de 2020.

La UE propuso al Reino Unido una flexibilización de controles en una «amplia gama» de mercancías originarias del Reino Unido y «consumidas en Irlanda del Norte», con el fin de reducir los controles en un 80% y las formalidades aduaneras en un 50%, de acuerdo la Comisión Europea.

«Las propuestas presentadas hoy son una respuesta genuina a las preocupaciones de los habitantes de Irlanda del Norte», dijo hoy el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, en una conferencia de prensa, según reportó la agencia de noticias AFP.

Sefcovic señaló que el bloque da ahora prueba de flexibilidad, pero advirtió que el Gobierno británico debe hacer su parte.

«Los controles que restan deben ser efectuados correctamente y los puestos aduaneros deben ser operacionales», agregó.

Instantes después de estas declaraciones, un vocero del Gobierno británico anunció que Londres había recibido las propuestas y que serían analizadas «en forma seria y constructiva».

El denominado Protocolo de Irlanda es uno de los puntos más conflictivos del Tratado del Brexit.

El mismo determinó que la provincia británica de Irlanda del Norte permanecería bajo algunas reglas del bloque comunitario para evitar el regreso de una frontera comercial dura con la República de Irlanda.

Este plan tenía por objetivo evitar la existencia de una frontera física en Irlanda y ayudar a proteger el delicado Acuerdo de Viernes Santo, firmado en Belfast en 1998, que puso fin a la violencia en la región.

Mientras la UE reiteró hoy que rechaza cualquier renegociación de dicho protocolo, el Reino Unido busca cambiar el acuerdo para permitir que las mercancías circulen más libremente entre Irlanda del Norte y el resto del territorio británico.

En una serie de mensajes en Twitter, el exasesor del primer ministro Boris Johnson, Dominic Cummings, sugirió que la intención del Gobierno británico era incumplir con los puntos más conflictivos del Protocolo de Irlanda.

El también exestratega del Brexit, destituido en 2020, dijo que el plan había sido «deshacerse de las partes que no les convenían» después de ganar las elecciones y aseguró que Johnson no entendía lo que significaba su acuerdo de salida con la UE cuando lo firmó.

Unos comentarios que llevaron al exprimer ministro irlandés Leo Varadkar a advertir hoy a los líderes mundiales que se abstengan de firmar acuerdos con el Reino Unido hasta que estén seguros de que el Gobierno vaya a cumplir con sus promesas.

«Estos comentarios son muy alarmantes, porque significaría que esta Administración actuó de mala fe y eso es algo que debe escucharse en todo el mundo», expresó el expremier irlandés al referirse a los acuerdos comerciales que está intentando negociar el Gobierno de Boris Johnson con otros países tras el Brexit.

“Seguramente el mensaje debe llegar a todos los países del mundo de que este es un Gobierno británico que no necesariamente cumple su palabra y no necesariamente cumple con los acuerdos que hace. Y no debe hacer ningún acuerdo con ellos hasta el momento en que esté seguro de que cumplen sus promesas, por ejemplo, como el protocolo”, alertó.

En este escenario de acusaciones y desconfianzas cruzadas, Irlanda ha acusado al Reino Unido de querer «cambiar las reglas del juego» al rechazar las soluciones de la UE incluso antes de que sean conocidas y pedir siempre más.

fuete telam