La reserva faunística rionegrina de Punta Bermeja cumple 50 años y se renueva para el turismo

Comparte a través de:

La Reserva Faunística Punta Bermeja, que en la costa de Río Negro alberga atractivos como las colonias de lobos de un pelo y de loros barranqueros más grandes del mundo, cumple este semana 50 años y el gobierno provincial inauguró hoy obras de renovación y reacondicionamiento para recibir a los turistas que la visiten desde esta temporada.

Para el aniversario de esta reserva ubicada a unos 50 kilómetros al sur de Viedma se concretó el cambio de cableado de suministro eléctrico y se renovaron las instalaciones del camping municipal, en el marco de los planes Provincial de Infraestructura y Desarrollo Turístico y nacional 50 Destinos, del Ministerio de Turismo y Deportes.

El tendido de 26.000 metros de línea de media tensión trifásica en reemplazo de la monofásica solucionará los frecuentes problemas de suministro eléctrico que sufrían los usuarios, tanto en ese lugar como en balnearios aledaños.

En el camping se acondicionaron las construcciones existentes, que estaban en mal estado, y se dispusieron cuatro módulos habitables, donde funcionará la oficina, mediante una inversión de 103.034.345,88. pesos.

También se sumó recientemente una renovada confitería, en la que vecinos y turistas pueden acceder a servicios de primer nivel y un amplio menú, con una gran vista del paisaje y las aves que sobrevuelan el lugar.

La reserva alberga una colonia de lobos marinos de un pelo, integrada por más de 5.000 individuos, donde cada verano nacen centenares de crías y ofrecen un singular espectáculo para quienes visitan el lugar.

Además, en esta área habitan centenares de especies de aves del monte y de la costa, como petreles gigantes del sur y varias especies de cormoranes y gaviotas, pero se destaca la colonia de loros barranqueros que anida en sus acantilados, que con una población estimada en 30.000 ejemplares es considerada la más grande del mundo.

La zona es conocida como “Lobería” y su paisaje se conforma por los altos acantilados, al pie de los cuales hay restingas con grandes piletones naturales de roca, que quedan al descubierto durante la bajamar y brindan a los visitantes una opción diferente para disfrutar del mar.

La zona fue declarada Reserva en 1971, mediante el Decreto 898, con el objetivo de sostener su importancia para la investigación científica, la interpretación de la fauna orientada a las comunidades educativas y para los miles de turistas que la visitan anualmente.

El acto de hoy fue presidido por el vicegobernador rionegrino, Alejandro Palmieri, quien estuvo acompañado por el intendente de Viedma, Pedro Pesatti; la ministra de Turismo y Deporte provincial, Martha Vélez; su par de Obras y Servicios Públicos, Carlos Valeri, y la secretaria de Ambiente y Cambio Climático, Dina Migani, entre otros.

El vicegobernador sostuvo que las obras inauguradas muestran “lo mucho que estamos trabajando y vamos a seguir haciendo, porque tenemos que tener al turismo como política de Estado”.

“Tenemos una riqueza natural que nos transforma en una de las provincias más lindas del país y, en este contexto, el Estado tiene que estar para desarrollarla, para hacerla atractiva y el hecho de destinar al turismo el casi 30% de su producto bruto geográfico, habla de esa política provincial que trasciende las decisiones del gobierno que esté”, agregó.

La ministra de Turismo dijo que se trata de “una obra emblemática para refuncionalizar y poner en valor el camping municipal que a partir de ahora va a ser un lugar para brindar servicios a quienes nos visitas, sumado a la reconversión monofásica a trifásica”.

“Estos trabajos -siguió Vélez- van a potenciar todo el turismo de la Costa y forma parte del plan estratégico de trabajo de acompañamiento que estamos haciendo a los destinos emergentes”.

La secretaria de Ambiente y Cambio Climático aseguró que “muchos rionegrinos y turistas de otros lugares visitan nuestras reservas, por eso tenemos que agudizar la mirada de la conservación porque muchas veces sucede que no saben que están en un área natural protegida”.

Migani remarcó que “hay mucha biodiversidad para conservar, muchos ejemplares que tenemos que cuidar porque están en peligro de extinción, y muchas veces los guardas ambientales son pocos para recibir a tanta gente”, por lo que es “fundamental la tarea de los medios de comunicación para informar sobre esta situación, porque no se puede cuidar y conservar lo que no se conoce”.

En la misma línea, el director de Fauna Silvestre de la provincia, Fabián Llanos, sostuvo que el objetivo es conservar la biodiversidad, que está integrada por todas las formas de vida, “desde lo que no vemos hasta los más vistosos”.

En ese sentido, explicó que toda la biodiversidad cumple “Servicios Eco sistémicos” que son los beneficios que los seres humanos adquieren de forma directa o indirecta del ecosistema, y que “algunos tienen que ver con la regulación del clima, el control de las enfermedades, otros alcanzan cuestiones culturales, estéticas y de recreación”.

Fuente Télam