La OTAN le pone fecha a una cumbre centrada en la «unidad» ante la división por el acuerdo Aukus

Comparte a través de:

La próxima cumbre de la OTAN tendrá lugar en Madrid el 29 y 30 de junio de 2022, anunció hoy el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, quien dijo que «la prioridad» será «garantizar la unidad» interna tras la división que generó el acuerdo militar Aukus entre Estados Unidos, Reino Unido y Australia.

«Estamos ante un momento histórico de la OTAN» en el que «la prioridad» es «garantizar y reforzar la unidad y cohesión dentro de la OTAN», dijo Sánchez en una declaración en el Palacio de la Moncloa junto al secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg.

El nuevo pacto Aukus provocó la ira de Francia ya que implicó que Australia anulara un millonario contrato de compra de submarinos clásicos franceses para adquirir en cambio sumergibles de propulsión nuclear a Estados Unidos.

Las autoridades francesas habían indicado que esta situación podría pesar sobre la definición del nuevo concepto estratégico de la OTAN en Madrid.

Stoltenberg intentó poner paños fríos al asunto y advirtió que las divergencias entre París y Washington sobre el acuerdo Aukus, que tiene el objetivo no declarado pero evidente de neutralizar el poder de China en el Indo-Pacífico, no tienen que dividir a la OTAN.

De acuerdo a lo anunciado, la cumbre en Madrid tendrá como objetivo principal revisar el concepto estratégico de la alianza adoptado en 2010 para prepararla para «los retos que tenemos por delante en la próxima década» en materia de seguridad, acotó Sánchez.

«Tenemos que continuar adaptándonos de cara al futuro y eso es exactamente lo que vamos a hacer en la cumbre de Madrid», dijo el secretario general de la Alianza Atlántica.

«Vemos como crece la competencia estratégica, con un comportamiento más agresivo de Rusia y China mostrando su poderío económico y militar para intimidar a otros», continuó Stoltenberg, quien evocó también «inestabilidad y amenazas en Medio Oriente, África del Norte y el Sahel».

En la pasada cumbre de la OTAN en Bruselas en junio, los dirigentes de la alianza marcaron las «líneas rojas» que el líder ruso Vladimir Putin no debe cruzar así como decidieron hacer frente a la «creciente influencia de China».

fuente telam