La Justicia colombiana condenó a un exgobernador a ocho años de prisión por nexos con paramilitares

Comparte a través de:
La Corte Suprema de Justicia de Colombia condenó hoy a casi ocho años de prisión al exgobernador de la provincia colombiana de Antioquia y exsenador Luis Alfredo Ramos por asociación con grupos paramilitares entre 2001 y 2007, quedando también inhabilitado para ejercer cualquier cargo público

Ramos fue declarado culpable por la Corte Suprema por «sus coaliciones con las organizaciones al margen de la ley (…) con el fin de promocionarlas y asirse de ellas para obtener sus fines electorales”.

La Justicia estableció que el exgobernador recibió dinero del extinto grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) y de sus fundadores, los hermanos Carlos y Vicente Castaño, no solo para financiar las campañas, sino también para comprar votos a su favor a cambio de «interceder» para que pasen desapercibidos ante las fuerzas de seguridad del país.

“Los acuerdos a que llegó el acusado con comandantes de grupos de autodefensas, para recibir apoyo económico y en votos en las campañas que adelantó aspirando al Senado y a la Gobernación de Antioquia», fueron «a cambio de promoverlos durante el ejercicio de las funciones una vez elegido, como realmente ocurrió cuando se desempeñó como senador, hechos que tuvieron ejecución entre 2001 y 2007», sentenció la Corte Suprema, según informó la agencia de noticias Europa Press.

Además, se le acusa de interferir en las negociaciones entre los paramilitares para beneficiarlos en el marco de la ley de Justicia y Paz, una ley que en 2006 facilitó el proceso de desmovilización de paramilitares colombianos.

La prueba de esta interferencia es una reunión que el mismo Ramos confesó tener, en calidad de senador, con exjefes de grupos armados.

La Justicia cree que «los hechos demostrados sobre el origen y objeto de la reunión, la escogencia del procesado para asistir a la misma, dada su condición de Congresista amigo de las AUC y los señalamientos de integrantes de las autodefensas sobre apoyos previos, así como su cercanía con algunos dirigentes de la organización al margen de la ley, confluyen para estructurar la asociación para delinquir».

 Fuente Tèlam