Imputado en juicio de Virrey Cevallos deberá «ofrecer pruebas» ante acusación de delitos sexuales

Comparte a través de:

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal 2 de la Ciudad de Buenos Aires otorgó un plazo de tres días a la defensa del exvicecomodoro de la Fuerza Aérea Argentina, Jorge Espina, para «ofrecer las pruebas que considere pertinentes» frente al pedido de ampliación de la acusación por delitos sexuales que fue solicitado por la periodista y defensora del Público, Miriam Lewin, durante el juicio y oral y público que se sigue por los delitos de lesa humanidad que se cometieron en el centro clandestino de detención Virrey Cevallos.

Para el tribunal, los hechos denunciados por Lewin, una de las diez víctimas de esta causa, en la declaración que prestó el 1 de octubre son «parte del objeto procesal de la causa elevada» y sobre la que «deberá decidirse tras la discusión final entre las partes», según el sitio Fiscales que depende la Procuración General de la Nación.

Lewin declaró en el juicio y, tras su testimonio, el abogado querellante Pablo Llonto amplió la acusación por ser víctima de delitos sexuales en los términos del artículo 381 del Código Procesal Penal de la Nación.

En ese marco, el Ministerio Público Fiscal, representado por el fiscal general Pablo Ouviña, también solicitó la «ampliación de la acusación por abuso deshonesto y aplicación de tormentos».

«La pregunta ya no es si el artículo 381 del Código Procesal Penal de la Nación autoriza a ampliar o no la acusación en este caso. La pregunta es si la respuesta que se le da a la víctima es compatible con esos deberes que tiene el Estado», subrayó ayer Ouviña en una audiencia.

En función de esa declaración, el tribunal consideró que «la plataforma fáctica se mantiene intacta» y que, por lo tanto, «corresponde advertir a la defensa que un cambio de calificación podría tener lugar» para que, de considerarlo, «realicen las manifestaciones que estimen necesario al respecto».

En tanto, Ouviña advirtió que el rechazo constituiría «un trato revictimizante hacia Miriam Lewin, pues la fuerza, de manera innecesaria, a transitar una etapa jurisdiccional adicional a fin de ver resguardados sus derechos».

Espina es juzgado desde el 20 de septiembre como autor mediato de las privaciones ilegales de la libertad y los tormentos que sufrieron diez víctimas en el centro clandestino de detención «Virrey Cevallos», que funcionó entre 1977 y 1978 en el barrio porteño de Monserrat.

En primer término operó bajo la órbita de la Jefatura II de Inteligencia, que dependía del Departamento Interior de la Fuerza Aérea Argentina.

fuente telam