Fernández anunció un sistema para cambiar planes por empleo y un combate frontal a la pobreza

Comparte a través de:

El presidente Alberto Fernández anunció hoy que el Gobierno prepara un decreto marco para crear un sistema que permita a los beneficiarios de planes sociales pasar a emplearse en la actividad privada «sin perder ese derecho», una medida que consideró vital para el combate de la pobreza.

«Cambiar planes por empleo. Ese debe ser nuestro primer objetivo. De ese modo estaremos combatiendo frontalmente a la pobreza que hoy ha sumido a millones de familias argentinas», dijo el mandatario ante encumbrados empresarios reunidos en el tradicional Coloquio de IDEA.

Agregó que “el primer gran problema que Argentina debe enfrentar con decisión es terminar con la desocupación creando empleo genuino” y asumió que medidas cómo la prohibición de despidos y la doble indemnización «no van a sostenerse en el tiempo».

«El primer gran problema (de Argentina) es terminar con la desocupación creando empleo genuino. La asistencia del Estado no puede ser el remedio para la falta de empleo. La asistencia es un paliativo para sobrellevar la pobreza», señaló Fernández, retomando algunos conceptos que ayer fueron vertidos durante la intervención que en ese foro realizó -a través de una videoconferencia- el Papa Francisco.

El jefe de Estado cerró con su participación el 57° Coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) que se desarrolló desde el miércoles pasado en el Centro Costa Salguero de la Ciudad de Buenos Aires.

En su mensaje, Alberto Fernández convocó a los empresarios a “unir esfuerzos y encontrar acuerdos en la construcción de una nueva sociedad” que, dijo, tras la salida de la pandemia “es un deber moral y ético».

«Es un deber moral y ético poner manos a las obras para construir una sociedad nueva, en la que el desarrollo sea constante, los desequilibrios estructurales desaparezcan y la justicia social deje de ser una consigna y se convierta en una realidad”, completó Fernández su idea.

“Hemos llegado a un punto que es el corolario de una pandemia y de políticas que previamente se aplicaron en nuestro país que dejaron una economía estancada y altamente endeudada”, dijo el Presidente y remarcó: “Ya es hora de que tratemos de profundizar nuestros acuerdos y minimizar nuestras diferencias”, exhortó.

Agregó que para ello el Poder Ejecutivo está «disponiendo a través de un decreto marco un sistema que posibilite que los que hoy son beneficiarios de planes puedan ser empleados en la actividad privada sin perder ese derecho».

«Necesitamos impulsar el empleo registrado», dijo y en ese sentido destacó los nuevos acuerdos que impulsó el Gobierno nacional con empresarios y sindicatos de la construcción, del sector rural, gastronómicos y hoteleros, suscriptos en las últimas semanas, con el objetivo de que “los que hoy son beneficiarios de planes puedan ser empleados en la actividad privada sin perder ese derecho”.

También resaltó las medidas impulsadas a través del Consejo Económico y Social, que fueron “el resultado del acuerdo de los que producen, de los que trabajan y del Estado”.

“Si algo caracterizó al espacio político que hoy gobierna Argentina, es la promoción de la inversión empresaria y la creación de empleo. Y con ese mismo espíritu actuamos hoy”, insistió.

El Presidente realizó luego un extenso repaso de la situación social y económica, remontándose al 2003 para relatar cómo se fue modificando la política de asistencia social a través de los llamados «planes sociales» y su relación con los índices de desocupación.

«Los menos de 200 mil planes que dejó Cristina al concluir su mandato, se multiplicaron en los cuatro años subsiguientes. Al asumir mi mandato casi 800 mil planes se distribuían en Argentina. La apertura indiscriminada de las importaciones, la caída sostenida del consumo y el cierre de 23 mil Pymes, aparejaron un incremento preocupante de la desocupación y de la pobreza», apuntó.

En esa misma línea añadió que, ante esa realidad, «no existe otro remedio que la inversión privada que asocia al capital y al trabajo para lograr un desarrollo sostenible», pero subrayó «no se debe ver al trabajo como un costo sino como una inversión».

Aludió también a los proyectos de ley y las ideas de campaña lanzadas por diversos actores opositores que piden limitaciones a las indemnizaciones: «Se repite la idea de generalizar esquemas que sirven a sectores que tienen una alta tasa de rotación de empleo y también de informalidad. Hasta aquí no hay ninguna evidencia que muestre el éxito de esas lógicas”.

«Una economía que crece, produce y exporta necesita de una fuerza laboral bien paga y protegida en sus derechos. Con este sistema laboral se crearon en Argentina casi 4 millones de empleos entre 2002 y 2015», dijo y, acto seguido, afirmó que medidas cómo la prohibición de despidos y la doble indemnización son «transitorias» y «no van a sostenerse en el tiempo».

Otro amplio segmento del discurso se dedicó a la cuestión de la deuda externa, a la que calificó como un problema «heredado» que se debe «resolver definitivamente».

Luego de ponderar la negociación llevada adelante con los acreedores privados, se refirió a las tratativas con el Fondo Monetario Internacional: «El Gobierno nacional está discutiendo cómo se paga esa deuda. Necesitamos que las tasas que se aplican se reduzcan, ganar tiempo para empezar a pagar y extender al máximo posible los tiempos de cumplimiento de esa deuda».

Fernández apuntó a las palabras de la actual candidata de Juntos por la Ciudad de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y afirmó que «los que hoy proponen tomar más créditos para pagar este crédito, en realidad son los mismos que generaron esta deuda y después dijeron ‘reperfilarla’ para profundizar así aun más la crisis».

Por otra parte, pidió a los empresarios que hagan su aporte en la contención de los precios y afirmó que «recomponer el salario real», cuya caída desde 2016 supera el 20%, «es una obligación» de la sociedad.

Fernández cerró así el 57° Coloquio del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA) en el Centro Costa Salguero que se desarrolló bajo el lema «Logremos una Argentina sostenible».

Por el Gobierno, el miércoles disertó el ministro de Economía, Martín Guzmán, a través de videoconferencia por encontrarse en Estados Unidos realizando gestiones en la negociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y ayer estuvo el titular de la cartera de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

Previo a la intervención del Jefe de Estado se realizó un panel del que participaron los candidatos que encabezan las listas de diputados que competirán en noviembre en la provincia de Buenos Aires: Victoria Tolosa Paz, Cynthia Hotton, Diego Santilli, Florencio Randazzo y José Luis Espert.

El Coloquio de IDEA se hizo habitualmente en la localidad bonaerense de Mar del Plata, en 2020 lo albergó en forma virtual debido a la pandemia del coronavirus y este año volvió al modo presencial pero en la Capital Federal, con la asistencia de empresarios, sindicalistas y dirigentes políticos.

Fuente Télam