Estado Islámico reivindicó el ataque a una mezquita de Afganistán que dejó al menos 5 muertos

Comparte a través de:

El grupo Estado Islámico (EI) reivindicó hoy el ataque con bomba perpetrado ayer contra una mezquita de Kabul que causó al menos cinco muertos, después de que los talibanes afirmaran que habían neutralizado una célula de esa organización en la capital de Afganistán.

El grupo EI hizo esta reivindicación a través de Amaq, su órgano de propaganda, y reveló que el ataque había sido cometido por un kamikaze.

Previamente, el vocero de los talibanes, Zabihullah Mujahid, había declarado que las primeras informaciones llevaban a pensar que el hecho había sido obra del EI.

Bajo el nombre de Estado Islámico-Provincia Khorasan (EI-K), el grupo reivindicó algunos de los ataques más sangrientos cometidos en los últimos años en Afganistán.

Tanto los talibanes como el EI-K son islamistas sunnitas de línea dura, pero difieren en temas de religión y estrategia, lo que provocó sangrientos enfrentamientos entre ellos.

Antes de la reivindicación del EI-K, el portavoz talibán había anunciado que un escondite en el que se refugiaban yihadistas de esa organización había sido destruido y sus ocupantes abatidos.

La operación ocurrió anoche al norte de Kabul, precisó.

«El centro de EI fue completamente destruido y los miembros de EI en su interior murieron», aseguró Mujahid en Twitter.

Testigos y periodistas de la agencia de noticias AFP escucharon estallidos y disparos en la capital a la hora del asalto, mientras que imágenes subidas en redes sociales mostraron una gran explosión y fuego en el sitio.

Abdul Rahaman, empleado del gobierno en Kabul, dijo que un «gran número» de las fuerzas especiales de los talibanes atacaron al menos tres casas en su barrio.

«Los enfrentamientos continuaron varias horas. No sé cuántos murieron o arrestaron, pero el combate fue intenso». añadió.

El operativo se produjo horas después de un mortal ataque a un sitio de oraciones en la mezquita Eid Gah en memoria de la madre de Mujahid, quien murió la semana pasada.

Un funcionario de la comisión cultural del gobierno, que pidió no ser identificado, dijo que cinco personas murieron y 11 resultaron heridas, y que las bajas incluyen a civiles y talibanes.

Según el funcionario, el aparato fue colocado en la entrada de la mezquita y estalló cuando las personas salían después de ofrecer condolencias a Mujahid y su familia.

 

Fuente Télam