El presidente de Túnez nombra una primera ministra y le pide que forme Gobierno

Comparte a través de:

El presidente de Túnez, Kais Saied, nombró hoy como primera ministra a Najla Buden Romdhane, quien se convierte así en la primera mujer en ocupar dicho cargo en la historia del país, y le pidió que arme «lo antes posible» el nuevo Gobierno.

La Presidencia dijo en un comunicado que la decisión se enmarca en medidas anunciadas este mes, que incluyen la suspensión de la casi totalidad de la Constitución de 2014 y, por las que se arroga el Poder Legislativo y Ejecutivo, informó la agencia de noticias Europa Press.

Romdhane, de 63 años, es funcionaria del Departamento de Educación Superior e Investigación Científica, y su nombramiento llega más de dos meses después de que Saied ordenó la suspensión del Parlamento y cesó al primer ministro, Hichem Mechichi.

El Presidente tunecino afirmó entonces que su decisión era una respuesta a movilizaciones populares ocurridas en días previos contra la gestión de la pandemia, la corrupción y la grave crisis económica y defendió en todo momento que se fundamenta en la Constitución.

Aunque la Constitución de Túnez no permite la disolución del Parlamento, sí avala la suspensión de sus funciones durante un periodo de 30 días.

Las acciones posteriores del Presidente, con varias prórrogas de estas medidas incluidas, fueron condenadas por el principal partido del país, el islamista Ennahda, que reclama el fin de las medidas excepcionales.

También la comunidad internacional denunció el peligro que supone el poder absoluto del presidente desde que el pasado 25 de julio destituyó al primer ministro, suspendió la Asamblea y la inmunidad parlamentaria de sus 217 miembros.

En el poder desde finales de 2019, Said decretó el Estado de excepción de manera indefinida y se atribuyó plenos poderes invocando la aplicación del artículo 80 de la Constitución, que le permite asumir poderes excepcionales en caso de «amenaza» para el país.

La iniciativa fue calificada por la mayoría de las formaciones como un «golpe de Estado» mientras otras consideran que constituye una «rectificación» de la revolución de 2011 que puso fin a las dos décadas de dictadura de Zine El Abidine Ben Ali.

 

fuente telam