El papá del joven perdido en el Mar Caribe asegura que se reactivó la búsqueda del yate

Comparte a través de:

Luis Spasiano, padre de Renzo, tripulante del yate desaparecido en el Mar Caribe cuando regresaba de una misión humanitaria en Haití, aseguró hoy que la búsqueda fue reactivada y que está seguro de que va a encontrar a su hijo.

«No sabemos cómo resistimos, lo voy a encontrar, sé que lo voy a encontrar», aseveró Spasiano, y contó que reactivaron la búsqueda «gracias al cónsul y al embajador que hicieron gestiones diplomáticas y tuvimos el apoyo de Argentina».

Desde el consulado argentino en México, confirmaron a Télam que se reactivó la búsqueda pero que al momento no hay novedades. «Estuvieron saliendo embarcaciones y el avión de la Marina mexicana, pero sin resultados positivos», explicó.

«Estoy asombrado y agradecido, están haciendo un trabajo increíble», destacó el hombre, y detalló que estaban en búsqueda pasiva, lo que significa estar a la espera de cualquier dato», y detalló que desde ayer lograron que la marina de México reactivara la búsqueda.

«Los están buscando intensamente», remarcó.

En diálogo con radio La Red, el padre del joven contó que lo último que supo es que el barco estaba llegando a Cozumel, luego de haber pasado por el puerto de Jamaica para abastecer el barco porque en Haití, que estuvieron una semana, no tuvieron nada y aclaró que no era una zona de piratería.

«Venían derecho de Jamaica a Cozumel, ya estaban llegando y el posicionamiento dio su última señal a unos 230 kilómetros aproximadamente, ya estaban llegando», indicó Luis.

Renzo viajaba a bordo del yate M.O.I Guadalupe, que pertenece a la empresa de Carlos Juárez, el otro argentino desaparecido. La última señal que se tuvo de la embarcación fue el 28 de septiembre, cuando hicieron una parada en Jamaica para recargar combustible.

El barco iba al mando del capitán cubano Denis Manuel Fernández Díaz y había partido desde Puerto Aventuras (en México), el pasado 17 de septiembre para llevar ayuda a las víctimas del terremoto que en agosto causó más de 2.200 muertos en Haití.

El cuarto tripulante es Martín Alejandro Vega Argaez, un marinero de origen mexicano.

El yate contaba con un teléfono satelital y, según contó Spasiano hoy, quienes estaban en contacto con la tripulación «estuvieron llamado durante horas y sonaba pero no contestaban».

«Con mi hijo hablé la última vez cuando estaban en el puerto de Jamaica», dijo, e indicó que tenían todos los sistemas aptos y que el barco estaba en condiciones.

Spasiano, mecánico marítimo de profesión, aseguro que si el yate «se hunde, se incendia o se parte al medio siempre flota algo».

Además explicó que sobrevoló el mar varias veces en estos días, y está calmo, «una plancha, no hay manchas blancas de espuma y las condiciones hasta ayer eran excelentes. El barco debería estar flotando».

La nave «mide 83 pies si se hunde, explota o pasa cualquier cosa siempre flota algo», concluyó.

Fuente Télam