Dos hombres de Islas Salomón sobrevivieron 29 días a bordo de un barco en el Pacífico comiendo cocos

Comparte a través de:

Dos hombres de las Islas Salomón fueron rescatados sanos y salvos en la costa de Papúa Nueva Guinea después de estar perdidos a bordo de un barco en el océano Pacífico durante 29 días y sobrevivir tomando agua de lluvia y comiendo cocos, informaron medios de comunicación.

Livae Nanjikana y Junior Qoloni viajaron más de 400 kilómetros mientras estaban a la deriva antes de ser encontrados por un pescador el pasado 2 de octubre frente a las costas de Papúa Nueva Guinea.

Los dos hombres viajaban entre dos islas en el impredecible mar de las Islas Salomón, cuando su barco de siete metros se vio atrapado en una tormenta, el 3 de septiembre.

“Perdimos el rumbo bajo una lluvia torrencial, densas nubes negras y fuertes vientos», contó Nanjikana en las últimas horas a la televisión Solomon Islands Broadcasting Corporation.

Además de que apenas podían distinguir el rumbo debido al mal tiempo, el dispositivo GPS que llevaban consigo para orientarse se quedó sin batería, y en esas circunstancias y a altas horas de la noche decidieron apagar el motor de su bote – para ahorrar combustible – y esperar a que pasara la tormenta.

Las olas y los vientos acabaron arrastrándolos cada vez más lejos de su punto de partida, de su destino y del continente.

Durante los primeros nueve días se alimentaron con las naranjas que habían llevado para el viaje, pero cuando se agotaron los víveres sobrevivieron gracias al agua de lluvia, a los cocos «y a nuestra fe en Dios porque oramos día y noche», contó Livae Nanjikana, según informó la agencia de noticias AFP.

Recogiendo el agua de lluvia en una bolsa de lona, los dos hombres encendían su motor en cuanto veían sobre el mar un coco y se precipitaban para recuperarlo.

«Después de varios días, tuvimos la idea de construir un dispositivo para navegar a vela. Así que construimos una estructura en forma de mástil con remos y lienzo y pusimos las velas siguiendo la dirección del viento», explicó el hombre.

La vela los llevó a la isla de Nueva Bretaña en Papúa Nueva Guinea, donde vieron de lejos un pescador, por lo que volvieron a encender el motor para acercarse, momento en que se les acabó el combustible.

El 2 de octubre llegaron a Distrito de Pomio, donde recibieron tratamiento médico y alimentación.

Por ahora siguen en Pomio, en la isla de Nueva Bretaña, mientras se toman medidas para trasladarlos de regreso a las Islas Salomón.