Diputados de Entre Ríos aprueba proyecto que garantiza cobertura de cirugías por violencia de género

Comparte a través de:
La Cámara de Diputados de Entre Ríos dio media sanción al proyecto de ley que garantiza la cobertura gratuita e integral de la cirugía plástica reparadora de las secuelas físicas sufridas por las mujeres víctimas de violencia de género de esa provincia.

«Queremos sacar las cirugías reparadoras de un enfoque banal y ponerlo en el centro de un enfoque de derechos», remarcó la autora del proyecto Paola Rubattino (PJ-Creer Entre Ríos).

La iniciativa, que tuvo numerosas instancias de debate previa en varias comisiones, cubre las prácticas de rinoseptumplastia, rinoplastia, implante dental, cirugía reparadora de labios, cirugía estética de parpados y ojos, colgajos de piel por quemaduras, cirugías plásticas en el caso de cortes con presencia de queloides, blefaroplastia y toda otra práctica que surja en el espectro médico estético.

La diputada provincial remarcó que se trata de «una reparación profunda en términos de vida subjetiva».

«Viene a reparar el cuerpo lastimado, que se inscribe en un cuerpo físico, pero también en un cuerpo social, y así reparar también un proyecto de vida», continuó.

El proyecto se enmarca en la Ley de Paridad Integral y en «políticas de cuidado como agenda en la cual el Estado debe tener centralidad», agregó, y explicó que se inscribe en «pensar el campo de la salud pública con otros objetivos, desde otros márgenes y con mayores desafíos».

Por su lado, la presidenta de la Banca de las Mujeres, Géneros y Diversidad Mariana Farfán (PJ-Creer Entre Ríos), dijo que el proyecto «viene a reparar lo que las sentencias no pueden: las secuelas físicas»

También busca «mirar a los costados, con empatía y desde lo colectivo para hacer una sociedad más justa», con «un Estado que venga a reparar, porque este es un problema de todos, ideológico y político».

El también coautor del proyecto Jorge Cáceres (PJ-Creer Entre Ríos), y presidente de la Comisión de Salud Pública, sostuvo que es «un paso más al ponernos en el lugar de la persona que sufrió un acto de violencia que revive cada vez que se mira al espejo».

Gracia Jaroslavsky (Bloque UCR) celebró la iniciativa y expresó el acompañamiento de su bancada, ya que «la violencia sobre la mujer deja secuelas que no se borran nunca, y esas marcas, físicas y emocionales, condicionan la vida de las mujeres».

«Una mujer golpeada es una mujer que no se recupera. Puede reinventarse, crecer e incluso perdonar, pero la marca no se va más, y esta ley busca quitarle la vista del espejo a la mujer que fue dañada», agregó.

La cobertura establecida por la ley es para aquellas mujeres que presenten secuelas físicas como consecuencia de actos de violencia de género, debidamente comprobados y acreditados por organismos judiciales.

También solicita la radicación de la denuncia, ya sea ante la policía, el Ministerio Público Fiscal, un juzgado penal o de familia, en donde consten los daños físicos sufridos, y la indicación médica de la necesidad de una cirugía reconstructiva.

El proyecto de ley proyecta «alcanzar un mayor compromiso por parte de todos los actores de la sociedad en las situaciones de violencia de género, y promover la detección activa de situaciones de violencia de género».

«Evitar un daño mayor o irreversible, relacionado con la depresión que se podrían generar al evidenciar la violencia reiteradamente con la imagen que devuelve el espejo, evitar la revictimización secundaria de las mujeres y favorecer la inclusión social», también son objetivos.

Fuente Tèlam