Con «sofisticada sencillez» y sin caer en lugares comunes, Belén Pasqualini le canta al amor

Comparte a través de:

Sin caer en lugares comunes, la cantautora Belén Pasqualini le canta al amor en «Amar es algo serio», un nuevo disco plagado de composiciones atravesadas por una «sofisticada sencillez» sonora, según ella misma define, que cierra una trilogía iniciada en 2011 con «Rulera» y continuada con «Mudar», de 2014.

Producido por Lucas Martí y con César «Banana» Pueyrredón como invitado especial, la artista apela a la sutil ironía subyacente en la aparente seriedad que atraviesa sus composiciones para abordar una trillada temática, a la que le aporta un refrescante tono lúdico.

«Si bien hay algo de determinismo y cierta radicalidad en el título, lo que subyace implícitamente es la pregunta detrás de esa afirmación. Es un título que puede interpretarse como solemne o pretencioso pero en cambio, se ríe de sí mismo, se toma a los episodios con humor», comentó la música a Télam.

En cuanto a lo sonoro, Pasqualini explicó que “son siete canciones portadoras de una sofisticada sencillez, que retoman lo vintage sin dejar, paradójicamente, de estar por delante de lo que se suele escuchar, es decir sin dejar de sorprender”, virtud que atribuyó a la labor de Lucas Martí como productor.

En diálogo con esa agencia, la artista brindó algunas precisiones en torno al disco que será presentado el 4 de noviembre, a las 20.30, en El Cultural San Martín, junto a una banda integrada por Martín Jota Yubro, en guitarras; Tobías Brukman, en teclados; Camila Iorio, en batería; y Stéfano Brumat, en bajo.

– Télam: ¿Por qué «Amar es algo serio» integra una trilogía junto a «Rulera» y «Mudar»? ¿Cuál es el lazo en común entre las tres producciones?

– Belén Pasqualini: En los tres discos hay un fuerte acento puesto en transmitir profundidad a través de las letras; en pintar paisajes y situaciones que expresen acontecimientos desde una mirada bastante personal. A mí me atraviesan las preguntas existenciales todos los días. No puedo huir de eso. Entonces, mis canciones también son “víctimas” de ese constante planteo filosófico, aún si se trata de canciones que cuentan situaciones bien cotidianas. Me gusta que lo terrenal y lo volado conversen, que lo simple y lo imbricado se enrosquen entre sí. En los tres discos aparece el amor en todas sus modalidades. También hablo de formas de superar momentos complicados. Sin querer ser pedagógicas, mis letras creo que buscan que te sientas mejor después de escucharlas.

– T: ¿Qué sentís que le aportó Lucas Martí con su producción?

– BP: A Lucas lo vengo siguiendo desde hace algunos años, adoro su trabajo y me encanta su proyecto “Varias artistas”. Me hubiera gustado formar parte, pero llegué tarde. Igualmente, con este disco me di el gusto de tenerlo todo para mí. Que él formara parte fue un anhelo inicial en la gestación de este álbum. A la hora de decidir cómo contar una canción, a él le gusta correr riesgos, pero sin perder el buen gusto. Es osado en las elecciones musicales, siempre impredecibles pero sin que por eso se pierda la emoción. Aprendí mucho durante el proceso de producción con él. Y nos divertimos mucho.

– T: ¿Cómo surge la idea de invitar a Banana Pueyrredón?

– BP: César “Banana” Puyrredon es un hito de la canción romántica, es una fuerte bandera de toda una época y el género romántico de la música argentina. La idea de que formara parte del álbum fue de Lucas Martí cuando me sugirió que lo podíamos invitar a cantar conmigo “Tuyo”, uno de los cortes del álbum. Le pregunté, porque somos amigos, y César se entusiasmó tras escuchar la canción. Vino al estudio a grabar y fue una fiesta. Lo dio todo. Abrió la boca y salió su impronta sin titubear. Estuvo buenísimo. Valoro y agradezco mucho su buena onda, su compromiso y su sencillez, aparte de su personal talento.

fuente telam