Con muchos golpes bajos, los candidatos chilenos participaron del primer debate de cara al balotaje

Comparte a través de:

Los candidatos al balotaje del 19 de diciembre en Chile, José Antonio Kast de la ultraderecha y Gabriel Boric, de la izquierda, se enfrentaron hoy en un primer debate radial repleto de golpes bajos, donde cruzaron acusaciones sobre sus propuestas antagónicas de Gobierno.

Organizado por la Asociación de Radiodifusores de Chile (Archi), el debate duró más de dos horas y estuvo caracterizado por constantes interpelaciones sobre los cambios introducidos por ambos ambos a sus programas, de cara a la segunda vuelta, así como a las propuestas y posturas más polémicas, aunque no eludió cuestiones personales.

El primer golpe lo dio Boric, que aludió a un incendio producido en las últimas horas en la localidad de Castro (provincia de Chiloé), que afectó a cientos de familias, y recordó que este tipo de eventos se vinculan al cambio climático, fenómeno que Kast niega o relativiza en una postura que le valió varias críticas.

Kast tampoco se quedó atrás: “¿Le pediste perdón a la mujer que te acusó de abuso? Esa situación todavía no se aclara”, le dijo en referencia a una reciente denuncia contra el exlíder estudiantil.

Esto provocó la molestia de Boric, diputado de 35 años -la edad mínima para presentarse a la presidencia-, quien exigió una retractación e insistió en que no existe ninguna denuncia de abuso en su contra.

“Acá hay una interpelación que me parece grave y me parece lamentable que utilices un espacio como éste para un tema del que no tienes idea”, retrucó Boric.

“Nosotros tenemos una diferencia: cuando yo me equivoco pido perdón y soy capaz de enmendar mi posición”, dijo Boric, el candidato de la coalición Apruebo Dignidad, que reúne al Frente Amplio y al Partido Comunista, acusado por Kast de avalar la violencia política.

Más adelante en el debate, Kast -abogado ultraconservador de 55 años- le pidió disculpas a su contrincante por hablar de “abuso” y no de “acoso”.

Otro punto que generó fricción fue la defensa que realizó el candidato de ultraderecha sobre la propuesta de arrestar a personas en lugares distintos a cárceles cuando se establezca un “estado de excepción” en medio de casos de alteración pública.

Consultado sobre si estos espacios podían ser similares a los que usó la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) para detener a opositores, Kast contestó: “Así es”.

El ultraconservador defendió también su controvertida propuesta de construir una zanja en la frontera norte para evitar el paso de migrantes irregulares: “El sentido es conducir a las personas a un paso habilitado”. La iniciativa la valoró en 10 millones de dólares.

En relación a los cambios introducidos en los programas de Gobierno después de la primera vuelta, Boric defendió que, ante un Parlamento dividido y una situación económica complicada, “tenemos que contribuir para poner de acuerdo a quienes no lo estaban al principio”.

Kast, en tanto, que realizó modificaciones drásticas en temas de derechos sociales se retractó de eliminar el Ministerio de la Mujer y aseguró que no tumbará eventuales proyectos de aborto libre.

“Yo soy una persona profundamente democrática y si el Congreso dicta una ley, no voy a trabajar para retirarla”, dijo.

También restó importancia a su promesa electoral de retirar a Chile del Consejo de Defensa de Derechos Humanos de la ONU, algo que previamente había defendido fervientemente y que ahora aseguró que “se está evaluando”.

Más de 15 millones de chilenos definirán el domingo 19 al sucesor del conservador Sebastián Piñera.

Kast ganó la primera vuelta del 21 de noviembre con el 27,9% de los votos, frente a los 25,8% que obtuvo Boric, que ahora lidera los sondeos.

Fuente Télam