«China es el mayor proveedor de vacunas anticovid a nivel global», resaltó su embajador en Argentina

Comparte a través de:

El embajador de la República Popular de China en la Argentina, Zou Xiaoli, destacó hoy que el gigante asiático “es el mayor proveedor de vacunas contra el coronavirus a nivel mundial” al exportar y donar 1.200 millones de dosis y adelantó que proyecta aumentar a 2.000 millones este número para fin de año.

“Garantizaremos que las vacunas sean bienes públicos globales para contribuir a la accesibilidad en los países en desarrollo”, indicó el diplomático en una conferencia de prensa para medios chinos y argentinos, en la que subrayó los aportes de la superpotencia en la lucha contra la emergencia sanitaria a nivel global y, en particular, en América Latina y el Caribe.

«China es el mayor proveedor de vacunas a nivel internacional y también es el principal artífice de que sean un bien público global. Ya ofreció 1.200 millones de dosis a 100 países y organismos internacionales y haremos todo lo posible para cumplir el objetivo de ofrecer 2.000 millones de dosis en el presente año», explicó.

Asimismo, enumeró que la ayuda internacional también incluyó «más de 300.000 millones de barbijos, 3.700 millones de vestimentas de protección y 4.800 millones de kits de reactivos”.

En ese marco, el diplomático resaltó que China fue el primero en compartir la secuencia genética del Covid-19 tras detectarse los primeros casos en la localidad de Wuhan, además de poner al gigante asiático en la vanguardia de realizar ensayos clínicos de fase 3 de los inmunizantes, ofrecer esos inoculantes a países en desarrollo y trabajar en establecer su producción en otras latitudes, incluyendo América Latina.

“A pesar de las dificultades causadas por la limitada capacidad productiva y la creciente demanda doméstica, en septiembre de 2020 China empezó a ofrecer las vacunas a los países que tenían una demanda más urgente”, manifestó

El embajador recordó que el presidente Xi Jinping se comprometió a ofrecer 3.000 millones de dólares en asistencia internacional durante los próximos tres años para luchar contra la pandemia, incluyendo 100 millones de dólares donados al Covax.

En cuanto a fármacos, el mandatario anunció que proporcionará 2.000 millones de dosis anticovid este año, 100 millones de ellas serán distribuidas antes de fin de octubre a través del mecanismo de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ante una consulta de Télam, el embajador apuntó que ese instrumento, que tiene el objetivo de mejorar el acceso global a los fármacos, enfrenta demoras en la financiación y dificultades en adquirir las vacunas.

“Esta demora en el cumplimiento de los objetivos del Covax ha causado la asimetría en la distribución global”, lamentó y manifestó que esta situación “formó una brecha» entre los países de ingresos altos y los de ingresos medios y bajos.

“China apoya los reclamos en la ONU sobre una distribución equitativa a nivel global y exhortamos a todos los países a que tengan un espíritu de solidaridad internacional y transformar sus compromisos en acciones, a fin de apoyar a los países en desarrollo a conseguir las vacunas. De esta forma podemos salvar más vidas y superar lo antes posible esta pandemia”, manifestó.

A nivel regional, el diplomático recordó que los fármacos chinos de Cansino, Sinovac y Sinopharm ya obtuvieron la aprobación de emergencia y se utilizan en las campañas de inmunización masivas en Argentina, Brasil, México y Perú, entre otras naciones.

“China y los países de América y Latina superaron la gran lejanía geográfica para desarrollar una respuesta conjunta en forma omnidireccional”, comentó.

Zou destacó además que las farmacéuticas del país asiático ya están trabajando en establecer líneas de producción dentro de la región, como el acuerdo entre Cansino para fabricar inmunizantes en México, el de Sinovac para invertir en un centro en Chile y el de Sinopharm para elaborar su fármaco en Argentina.

«La lucha contra la Covid-19 sigue siendo una tarea apremiante por lo que debemos procurar una distribución de las vacunas a nivel global de forma equitativa y razonable», explicó.

Y concluyó: «No dejaremos a ningún país atrás para que las vacunas lleguen a los pueblos de diversas latitudes. Es indispensable para vencer al coronavirus y representa la justicia internacional».

(Por Camil Straschnoy)

 

Fuente Télam