Cerró el reclutamiento para el estudio de la píldora contra el coronavirus que redujo las muertes

Comparte a través de:
El laboratorio Merck Sharp & Dohme (MSD) anunció que cerró el reclutamiento de personas en todo el mundo para su estudio con el antiviral oral molnupiravir, cuyos resultados preliminares redujeron el riesgo de hospitalización o muerte en pacientes con coronavirus, y ahora espera la aprobación de la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos, informó hoy a Télam Tomás Álvarez, a cargo del trabajo en la Argentina.

El estudio de una píldora experimental antiviral contra el coronavirus se llevó a cabo en 170 países, entre ellos la Argentina.

«Todos estos medicamentos entran con ‘aprobación de urgencia’ por la celeridad con que se hicieron los estudios y entonces se aprueban y se elevan con un monitoreo posterior muy estricto a cargo de la FDA, como pasó con las vacunas, que si bien están aprobadas están en continua revisión», explicó a Télam el neumonólogo que lidera el estudio en la Fundación Estudios Clínicos de Rosario.

Álvarez precisó que para el estudio con el molnupiravir «a nivel general se reclutaron pacientes que tenían Covid-19 agudo, con menos de cinco días de iniciados los síntomas y que no contaban con ninguna dosis de vacuna contra el coronavirus».

El médico argentino señaló que este fue «un criterio difícil de encontrar» en la Argentina, ya que «la mayoría de los pacientes tiene por lo menos una dosis».

«En el mundo se presentaron unas 1.500 personas. Se realizó un primer corte de 300 personas y después un segundo corte de 700», explicó el neumonólogo sobre los pasos del estudio.

Los resultados preliminares del molnupiravir que desarrolló MSD en asociación con Ridgeback Biotherapeutics «redujo el riesgo de hospitalización o muerte en aproximadamente un 50% en comparación con el placebo para pacientes con Covid-19 leve o moderado en el análisis intermedio positivo del estudio de fase 3», indicó a Télam el director del estudio en la Argentina.

Ayer, MSD anunció que en el antiviral fue administrado a pacientes que ya habían contraído el virus, mostrando su eficacia en la reducción de los casos graves pero también en el tratamiento de las variantes virales Gamma, Delta y Mu que representaron casi el 80% de los casos evaluados.

Por su parte, Álvarez precisó que hasta ahora lo que se publicó en los Estados Unidos es «un dato preliminar», ya que «con el tema del coronavirus estos estudios de investigación que antiguamente demoraban unos diez años se están logrando en un año».

A eso se debe el pedido «tanto de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) como de la Anmat que a medida que el estudio se va desarrollando se hagan cortes, un control de calidad y se analizan los datos», añadió.

Álvarez destacó los beneficios del medicamento y dijo que se trata de «tratamientos de fácil adquisición porque se podrían comprar en cualquier farmacia. La posología es vía oral, se toman a la mañana y a la noche, solamente durante cinco días y es un tratamiento al que no se requiere un monitoreo importante».

A diferencia de las vacunas, «que disminuyen la probabilidad de una proyección hacia una enfermedad grave, pero no limitan la circulación del virus», en el caso del antiviral «inhibe la replicación del SARS-CoV-2, en etapas preclínicas y demostró ser efectivo para la profilaxis, el tratamiento y la prevención de la transmisión», detalló.

«Esto es un dato fundamental ya que este tratamiento además del beneficio para el que se enferma, tiene un beneficio para la sociedad porque va a disminuir la circulación del virus, ya que se agarraría en la etapa temprana de la enfermedad», detalló.

 Fuente Tèlam