Calequi suma desde España músicas para cine y publicidad

Comparte a través de:

El multinstrumentista y productor Javier Calequi asegura que «no fue fácil adaptarse» al mundo de la publicidad para el que compone piezas musicales y por el que ha sido distinguido con 15 leones en Cannes.

Durante una entrevista con Télam, Calequi indica que ante esos encargos la «inspiración hay que buscarla y a veces hay que remarla hasta encontrarla».

Otra faceta del músico lo liga con las producciones audiovisuales y, en ese camino, compuso la banda sonora de «La Jefa», un thriller dirigido por el argentino Francisco Torres y protagonizado por su compatriota Cumelén Sanz y por la reconocida española Aitana Sánchez-Gijón.

El filme que se rodó en julio pasado, se narrará con música de Calequi y Las Panteras, la agrupación que completan las cantantes Luisa Corral y Laura Revuelta.

Para el trío comandado por Calequi la propuesta ofrece la posibilidad de «abrir otra vertiente musical» al tratarse también de una película de suspenso y agregó sobre el proceso: «Leo los guiones en mi casa y me junto con el director para hablar sobre ciertos lugares donde la música toma una relevancia importante».

Télam: ¿Cuándo empezó tu historia con la publicidad?

Javier Calequi: «Jamás pensé que iba a vivir de esto. Empezó en España y hoy le tengo que agradecer más allá de lo que piense de ella, porque me dio una manera de vivir aquí a la que le estoy agradecido. En Buenos Aires no estaba relacionado a eso; trabajaba con otros artistas, toqué muchos años con Marcela Morelo y hacía mis cosas en mi casa y en pequeños bares

T: ¿Qué tiene de bueno el ejercicio creativo puesto al servicio de algo como la publicidad? ¿Te cambió en algo en tu proceso interno como compositor?

JC: Es entrenamiento, como la gimnasia, y también un total desprejuicio. A veces uno piensa que tengo que estar inspirado para tal o cual cosa, tal canción o tal música, pero la verdad es que la inspiración hay que ir a buscarla y a veces hay que remarla hasta encontrarla. Las fechas de entrega son dañinas y siempre llegan, entonces hay que buscar soluciones. Ese entrenamiento a la larga te genera un vínculo muy importante con la música. Yo le pongo el mismo amor que a cualquier cosa que hago desde la música. A veces escucho músicas en publicidad que son más soluciones que algo sentido, entonces en ese lugar trato de no meterme. Siempre intento que a mí me gusta, sea lo que sea. Y ese es el reconocimiento más lindo que tuve, que la gente con la que trabajo me llama por eso, porque intento poner ese amor.

Fuente Télam