Calcaterra sostuvo que es «imposible» la obra pública sin «redeterminación de precios»

Comparte a través de:

El primo del expresidente Mauricio Macri, Angelo Calcaterra, dijo hoy que en el país «es imposible» realizar obra pública «sin redeterminación de precios» para ajustar los valores «a la realidad», al declarar como testigo en el llamado juicio «Vialidad».

Además, evaluó que la cercanía geográfica con las obras licitadas constituye una «clara ventaja» para la empresa oferente, en el juicio que se realiza por supuesto direccionamiento de la obra pública nacional entre 2003 y 2015 en Santa Cruz a favor de empresas de Lázaro Báez, que tenían sede en esa provincia.

«Es imposible hacer una obra pública sin redeterminación de precios, ajustando el precio a la realidad. Lo que hay que entender es que es simplemente tratar de ir ajustando, en una obra los períodos son muy largos y el precio base no puede ser el mismo», explicó Calcaterra en relación a uno de los ejes de la acusación del debate.

El exaccionista de la empresa Iecsa se presentó en persona en los tribunales federales de Retiro para declarar ante el Tribunal Oral Federal 2 en el juicio que se sigue a la expresidenta y actual vicepresidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner por supuesto direccionamiento de la obra pública nacional en Santa Cruz a favor del también juzgado Lázaro Báez.

El testimonio del arquitecto primo de Macri fue pedido por la defensa de la Vicepresidenta y por la de Baéz, dueño de «Austral Construcciones» .

El primero en preguntar fue el abogado de Cristina Fernández de Kirchner, Carlos Beraldi.

Las preguntas estuvieron limitadas ya que al igual que otros empresarios citados al juicio la semana pasada como Juan Chediack y Carlos Wagner, Calcaterra está procesado como imputado colaborador en la llamada causa «cuadernos», ante lo cual corre riesgo de «autoincriminarse».

Por ello, el interrogatorio giró en torno a los mecanismos de licitación de obra pública en general.

«No conozco una obra que empiece y termine en el plazo estipulado, es muy normal que haya demoras», dijo además sobre otro eje de la acusación, los supuestos retrasos en la finalización de las obras licitadas en Santa Cruz.

Calcaterra dijo que era accionista de Iecsa y otra empresa, pero que esas acciones fueron «vendidas hace tiempo» y recordó que participó en Santa Cruz junto a Báez de la licitación para la construcción de represas, pero perdieron.

Esa fue la única obra que licitó en la provincia, sostuvo.

«Por supuesto, tienen mucha ventaja competitiva», respondió cuando Beraldi quiso saber si, a la hora de ganar una licitación, influía la cercanía geográfica.

El arquitecto aludió a menores costos de transporte, «conocimiento de la zona, obrador, equipos, muchas cosas que benefician la localía».

Calcaterra estuvo en la sala de audiencias de Comodoro Py 2002 junto a los tres jueces del Tribunal mientras que las restantes partes siguieron el debate de manera remota a través de la plataforma Zoom.

La semana pasada el TOF2 había citado también como testigos a Enrique Ezkenaki y Eduardo Eurnekián, pero ambos pidieron postergar el trámite.

El juicio seguirá el próximo martes 26 de octubre con las testimoniales de Patricio Derby, Mariana Stilman, Paula Oliveto y María Rosa Adorni,

Fuente Télam