Buscan mejorar el servicio de agua potable en zonas críticas del conurbano abastecidas desde CABA

Comparte a través de:

La empresa estatal Agua y Saneamiento Argentinos (AySA ) prevé contar durante 2022 con herramientas operativas optimizadas para mejorar sus servicios en el conurbano, a partir de un nuevo modelo del sistema de abastecimiento que considere todos los cambios realizados en las redes, la actualización de datos y los nuevos dispositivos de información geográfica.

En tal sentido la compañía manifestó su intención de contratar servicios de consultoría, y como primer paso llamó a firmas especializadas a presentar expresiones de interés para realizar los correspondientes aportes, que serán financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

«Muchas de las áreas del Gran Buenos Aires alimentadas desde CABA tienen zonas con bajas presiones y constituyen áreas de servicio crítico, razón por la cual es muy importante mejorar la transferencia», explicó la convocatoria de AySA.

El nuevo modelo a construir y calibrar constituirá una herramienta “de suma importancia” para la calidad del servicio en las áreas alimentadas desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), que corresponden a los partidos bonaerenses de Vicente López, San Martín, Tres de Febrero, Morón, La Matanza, Lomas de Zamora, Lanús y Avellaneda.

La empresa recordó que el modelo de las redes de CABA fue actualizado desde 2015 pero posteriormente se fueron realizando cambios operativos al sistema de abastecimiento y distribución de agua (por ejemplo se dejaron de utilizar los tanques de reserva) y se realizaron actualizaciones de los datos cargados en el sistema de información geográfico, lo que mejoró las bases de datos (en particular la comercial).

El nuevo modelo tendrá «numerosas aplicaciones prácticas», entre las cuales se podrán analizar y definir con más detalle acciones para la optimización de las presiones, asociadas a disminución del consumo de agua y ahorro energético.

Las acciones a definir con el modelo corresponderán a la realización de obras nuevas de refuerzos, regulaciones, implementación de velocidad variable en bombeos o sectorizaciones, y a medidas operativas como bandas de encendido y apagado de bombas, regulación de presiones.

AySA recordó que en CABA existen cañerías de fundición de gran diámetro con más de 100 años de antigüedad, y destacó que el modelo permitirá estudiar la optimización de ese sistema a través de nuevas obras, rehabilitaciones, cambio de áreas de influencia de estaciones elevadoras y otras acciones, sin suspender el servicio y afectándolo lo mínimo posible.

El modelo permitirá además definir planes de contingencia en relación a emergencias como cortes eléctricos que afecten ciertos bombeos, rotura de cañerías, etc.

Las consultoras tienen plazo hasta el próximo 12 de noviembre para presentar sus expresiones de interés, y la cooperación técnica del BID se cursará con recursos donados por el Fondo Especial de Japón (JSF).

Fuente Télam