Advierten que «Costa Urbana» afectará un humedal porteño protegido por normas internacionales

Comparte a través de:

Académicos y vecinos advirtieron hoy que el barrio que la empresa IRSA quiere construir en la ex Ciudad Deportiva afectará a la Reserva Ecológica Costanera Sur, uno de los humedales protegidos internacionalmente por sus funciones ecológicas, entre las que se encuentran ser un «medio natural de control de inundaciones» y «mitigar el efecto isla de calor».

Así lo expresaron varios oradores en la tercera jornada de la audiencia pública convocada por la Legislatura porteña para escuchar la opinión de la ciudadanía sobre el convenio urbanístico entre la constructora IRSA y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que busca habilitar la construcción de edificios, con capacidad para 6.000 viviendas, en un predio de 71 hectáreas ubicado a orillas del Río de la Plata, lindero a la Reserva Ecológica.

«El emprendimiento ‘Costa Urbana’ afecta a la Reserva Ecológica Costanera Sur, que es un sitio Ramsar», dijo Graciela Falivene, investigadora y docente de la Universidad de Concepción del Uruguay e integrante del Colectivo de Arquitectas en Defensa de las Tierras públicas y la Red Nacional de Humedales.

La arquitecta se refirió a la Convención de Ramsar, un tratado intergubernamental establecido en 1971 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), cuyo objetivo es proteger los humedales a nivel mundial por su riqueza biológica y su importancia ambiental.

«Los humedales, en su estado natural, cumplen funciones ecológicas que son de vital importancia para el medioambiente y la salud, y que son imposibles o costosas de reemplazar», advirtió Falivene.

Entre esas funciones mencionó las de «proteger la calidad del agua, por filtrar metales pesados y otros contaminantes» y «proporcionar un medio natural de control de inundación», además de que son «fuente de alimento, refugio y hábitat esencial para peces, aves migratorias y especies en peligro de extinción».

Por otro lado, la arquitecta agregó que en el predio de la ex Ciudad Deportiva «ha prosperado la naturaleza, generando un ecosistema de humedales bastante maduro».

El terreno donde IRSA propone construir el barrio «Costa Urbana» son tierras ganadas al Río de la Plata mediante relleno, que se hizo, por ejemplo, con escombros generados por la construcción de autopistas en la Ciudad de Buenos Aires.

Al estar cerrado hace más de 30 años, la naturaleza fue cubriendo esos escombros y generó un ecosistema propio de la Cuenca del Plata, igual que el de la Reserva Ecológica Costanera Sur.

Por último la arquitecta afirmó que el emprendimiento inmobiliario de IRSA es de «alto impacto ambiental por la impermeabilización de tierras ribereñas y el vertido de miles de metros cúbicos de aguas servidas que descargarán en el sistema Riachuelo y en el Río de la Plata».

Otra oradora, Carla Mancuso, bioquímica, apuntó que los humedales también «mejoran la calidad del aire y mitigan el efecto isla de calor» que se producen en los grandes conglomerados urbanos como Buenos Aires, al generar corredores por los que ingresan vientos desde el río a la ciudad.

En esta jornada también intervino la arquitecta Mariana Giusti, quien afirmó que «este convenio es un ejemplo de cómo los espacios libres, centrales en la planificación de ciudades resilientes, son destinados a la generación de renta, despojándolos de su función social y negando su papel ambiental».

«La historia del predio -agregó- sobre el cual quiere ejercerse un cambio de usos, es la historia de un predio público, cedido a un club de fútbol para desarrollar un uso deportivo y de esparcimiento, un predio que no podía enajenarse, pero fue en la dictadura, en manos de Cacciatore, que se habilitó su venta».

El terreno conocido como ex Ciudad Deportiva de Boca perteneció al Estado nacional hasta que, en 1964, por una ley del Congreso, fue cedido al club de Fútbol, a condición de que fuera destinado a actividades deportivas y no fuera vendido a privados.

Sin embargo, 30 años después, Boca Juniors lo vendió a la firma Santa María del Plata, que a su vez lo vendió a IRSA.

Con 2.593 inscriptos, la audiencia pública por «Costa Urbana» se extenderá hasta el 8 de noviembre próximo, y tendrá mañana su cuarta jornada, que comenzará al mediodía.

Fuente Télam