La mamá de Joaquín mantiene su hipótesis de la participación de otras personas en el crimen

Compartí esta nota a través de :

La mamá de Joaquín Sperani, el chico de 14 años asesinado el 29 de mayo último en la localidad cordobesa de Laboulaye, reafirmó hoy su presunción de que, además del adolescente detenido como sospechoso del crimen, podrían haber participado otras personas.

Si bien al causa continúa con secreto de sumario, fuentes de la investigación indicaron que el juez de Control, Niñez, Adolescencia, Penal Juvenil, Violencia Familiar y de Género y Faltas de Laboulaye, Sebastián Ignacio Moro, tendría cerrado el caso con un único responsable del asesinato, el chico de 14 años, quien fue amigo y compañero de colegio de la víctima.

“Van a tener que investigar y demostrarnos bien que fue él solo”, manifestó esta mañana Mariela Flores, mamá de Joaquín, en declaraciones a canal 12 de Córdoba.

En ese sentido, adelantó que, “hasta que esté bien convencida”, no dejará “que cierre el caso”.

Al respecto, aseveró que no va a permitir que la investigación apunte solo a un responsable y contó que la familia está trabajando con su abogado querellante, Raúl Frencia, para aportar elementos de prueba al expediente.

La mujer también anunció una nueva “marcha pacífica” por “esclarecimiento y justicia”, y por la “no liberación del o de los asesinos de Joaquín: no a la impunidad”, según resalta la convocatoria que se realizará este jueves a partir de las 15 frente a la Escuela Malvinas Argentinas, donde concurrían la víctima y su presunto asesino.

En tanto, el sindicado homicida, inimputable por su edad, se encuentra alojado en el Centro de Admisión y Diagnóstico (CAD) que depende del Complejo Esperanza de la ciudad de Córdoba, donde es sometido a estudios psicológicos.

El representante legal del menor, Raúl Palacios, lo visitó ayer y adelantó que “es muy probable que pronto” pida una audiencia para que declare ante el juez para “hacer manifestaciones, responder preguntas y seguramente dar respuestas a los interrogantes que necesita la mamá de Joaquín”.

Joaquín (14) desapareció el 29 de junio cuando llegó a la escuela Ipem 278 “Malvinas Argentinas”, de Laboulaye, dejó la bicicleta en el patio del colegio y se retiró sin ingresar a clases.

Las cámaras se seguridad de la zona analizadas hasta el momento muestran el momento en el que el chico camina por la vereda de la escuela acompañado por su amigo y compañero de colegio que luego confesó la autoría del crimen, según fuentes de la pesquisa.

Los padres de Joaquín se alarmaron al no tener noticias suyas después de clases -ya que según explicaron nunca les avisaron desde el colegio que su hijo no había concurrido-, y radicaron una denuncia que dio origen a la búsqueda.

El domingo 2 julio, el cuerpo del adolescente fue hallado por vecinos en una vivienda abandonada ubicada a 100 metros del colegio, tras lo cual fue detenido el amigo y compañero de colegio de Joaquín.

En tanto, la autopsia preliminar determinó que el chico tenía múltiples golpes en la cabeza que le ocasionaron politraumatismo de cráneo y daño encefálico, lo que derivó en su muerte, en tanto hasta el momento se desconoce el móvil y, según lo que se desprende de la causa, habría actuado solo y premeditado el hecho.

Fuente Télam

Scroll al inicio