image 447

Expresidente panameño Martinelli fue condenado a 10 años y 8 meses de cárcel por blanqueo capitales

Compartí esta nota a través de :

La Justicia de Panamá condenó hoy al expresidente panameño Ricardo Martinelli, que aspira a volver al poder en las elecciones del año próximo, a 10 años y 8 meses de prisión por blanqueo de capitales durante su mandato.

El tribunal “lo condena a la pena de 128 meses de prisión” y al pago de una multa de 19 millones de dólares, establece el fallo, que se puede apelar, informó la agencia de noticias AFP.

Según Martinelli, que gobernó Panamá entre 2009 y 2014, el proceso en su contra es un “juicio político amañado” y una “persecución política” para evitar que pueda presentarse a las elecciones presidenciales de 2024.  

“Aquí hay personas que están haciendo lo indecible, violando la ley, violando la Constitución y violando el sistema judicial con el solo fin de tratar de inhabilitarme a mí políticamente”, declaró recientemente.

“No me voy a dejar amedrentar por esos cantos de sirena de un juicio amañado, me van a tener que matar”, agregó el exmandatario.

La Fiscalía primera contra la delincuencia organizada había solicitado contra Martinelli la pena máxima de 12 años de cárcel, que podía ampliarse hasta los 18, por comprar en 2010 con dinero del Estado la mayoría de las acciones de la Editora Panamá América.   

De acuerdo con la acusación, la compra se realizó a través de un complejo esquema de sociedades donde varias empresas depositaron un total de 43,9 millones de dólares.  

Ese dinero provenía del pago de comisiones, de hasta un 10% sobre el contrato original, en obras de infraestructura durante el gobierno de Martinelli.

Con parte de esos fondos, el exmandatario adquirió una empresa de comunicación, cuya línea editorial defiende desde entonces los postulados del exgobernante.  

Martinelli, de 71 años, aspira a volver al poder, a pesar de estar llamado a juicio en agosto por otra causa de presunto blanqueo de sobornos pagados por la constructora brasileña Odebrecht. 

Fuente Tèlam

Scroll al inicio