adner

El árbol de Navidad del centro de Roma vuelve a generar polémica tras los cruces de 2017

Compartí esta nota a través de :

Los cruces entre los gobiernos de Italia y de Roma por la instalación de paneles fotovoltaicos para alimentar las luces del árbol de Navidad que la administración de la “Ciudad eterna” colocó en la tradicional Plaza Venecia recrearon la polémica nacional que tuvo lugar en 2017 cuando se había instalado allí un ejemplar de abeto que no presentaba buen aspecto.

“Los paneles arruinan la plaza. Es una falsa batalla ecologista, que no sirve para educar. Una idea a lo Greta Thunberg… como si bastara con poner allí dos paneles para cuatro bolas de Navidad”, afirmó hoy el viceministro nacional de Cultura, el crítico de arte Vittorio Sgarbi.

La crítica de Sgarbi, parte del Gobierno de derecha a nivel nacional, pone en el centro de la mira al árbol que el Ejecutivo de centroizquierda de la capital puso en una de las plazas centrales de la ciudad y que este año, por primera vez, es alimentado por paneles solares.

La decisión de instalar paneles había sido avalada por la Superintendencia de Roma tras considerar “el delicado momento histórico y el contexto internacional particularmente crítico por la continuación de la guerra y el consecuente problema de costos energéticos”, según el acta que avala su montaje.

De todos modos, el órgano de control estableció que “el uso de paneles fotovoltaicos debe considerarse una excepción y en ningún caso el uso de esta tecnología puede constituir un precedente dentro del centro histórico de Roma – sitio de la Unesco”, según publica el diario romano Il Messaggero.

El alcalde romano Roberto Gualtieri, en tanto, defendió la decisión basado en que “busca promover una cultura de la sostenibilidad, también teniendo en cuenta el delicado momento relacionado a la guerra en Ucrania”.

A nivel técnico, según Gualtieri, el árbol consumirá “5,5 kilowatt por hora, que tomará de los paneles”.

En 2017, el árbol puesto por la comuna en la tradicional glorieta de Plaza Venecia había sido bautizado como “Spelacchio”, porque parecía “pelado”, y días después de su encendido el Gobierno romano confirmó que el mal aspecto era porque el árbol había muerto en el proceso de traslado y plantado en la capital, lo que generó una enérgica polémica a nivel nacional.

Este año, los cruces por el árbol navideño habían llegado hasta el Vaticano, por una pelea entre dos regiones del Norte de Italia para decidir del suelo de cuál de ellas se quitaba el ejemplar prometido por Los Abruzos pero que luego se determinó por GPS que estaba en realidad en Molise.

Fuente Télam

Scroll al inicio