445599 33

Efecto FTX: operadores cripto argentinos publican por primera vez pruebas de activos de sus usuarios

Compartí esta nota a través de :

Distintos operadores argentinos de criptomonedas publicaron “Pruebas de Fondos”, la primera muestra pública de los activos que custodian, administran y guardan desde la creación de estas empresas, tras la demanda de mayor transparencia y seguridad en la industria ante la quiebra de FTX, y su posterior efecto dominó sobre otras plataformas y fondos de inversión.

En los últimos días quedó en evidencia como, por múltiples fallas de seguridad y la negligencia a la hora de manejar el dinero de sus clientes, FTX, uno de los tres operadores más importantes del mundo quedó en bancarrota, en menos de una semana, luego de reconocer que no contaba con cerca de 6.000 millones de dólares que le reclamaban sus usuarios por -presumiblemente-, haber usado ese dinero para inversiones fallidas, sin su consentimiento.

“Varios operadores y plataformas Centralizadas (CeFi) fallaron debido a copiar el sistema de reserva fraccionaria de los bancos, por lo cual empiezan a prestar activos de sus clientes, los cuales deberían custodiar. De esta forma genera emisión secundaria dentro de CeFi”, explicó Pablo Sabbatella, fundador de Defy Education e investigador del ecosistema Ethereum, en un newsletter reciente sobre las causas de los colapsos de empresas cripto de estos últimos meses.

En ese sentido, aseguró, los operadores “muchas veces actúan como bancos, pero manejan el riesgo pésimamente peor y terminan quebrando por no poder responder ante la demanda de liquidez”, ya que “el manejo de riesgo que hacen, cálculo de encajes y demás medidas de risk management, es erróneo”, dado que no pueden hacer intermediación financiera como un banco comercial, sino que solo “deberían de ser custodios de nuestros activos”.

En respuesta a esta crisis de confianza, los operadores argentinos Buenbit y Lemon publicaron en los últimos días declaraciones de fondos custodiados, en las que aseguraron que guardan en múltiples direcciones de billeteras de diferentes blockchains criptomonedas de sus usuarios, desde stablecoins (DAI, USDC, USDT y BUSD) hasta volátiles, como Bitcoin, Ether, Cardano, BNB y Matic, entre otras.

En total, Buenbit aseguró que, al 11 de noviembre, custodiaba fondos en 20 tokens distintos por un valor de mercado cercano a los US$ 20 millones (según cálculos de Télam en base a información provista por la empresa y su cotización de mercado), mientras que Lemon reconoció administrar US$ 31,814 millones en 23 tokens distintos, según un documento firmado por escribano con datos al 17 de noviembre último.

“Siempre pensamos que la transparencia con los usuarios es super importante. Fuimos los primeros en listar cuáles son los protocolos descentralizados en los cuales invertimos los tokens de los usuarios y los únicos del país que, dentro de la aplicación, muestra en cuáles están invertidos y en qué porcentaje”, aseguró a Télam Matías Alberti, Country Manager de Argentina en Buenbit.

En ese sentido, dijo que decidieron hacer pública la prueba de fondos de activos que custodian para “transmitir tranquilidad en este contexto”, ya que lo que pasó con FTX trajo “mucho ruido al ecosistema”.

“Entendimos que había que actuar rápido en un contexto necesario”, destacó Alberti, aunque reconoció que el trabajo no está completo “al 100 por ciento”, ya que aún deben publicar lo que se denomina una “prueba de pasivos”, en la que deben constar que los activos que custodia la empresa coinciden con los depósitos de sus usuarios que, aseguró, tienen la intención de publicar “en los primeros días de diciembre”.

Por su parte, Marcelo Cavazzoli, Co Founder y CEO de Lemon, aseguró a Télam que los acontecimientos de las últimas semanas les mostraron “que el usuario necesita cada vez mayor transparencia y desde Lemon queremos contribuir a la confianza del ecosistema”.

“Nuestra Prueba de Fondos es un documento por el cual un contador público nacional certifica las tenencias cripto que posee Lemon -en custodia de sus usuarios- en las billeteras de la empresa”, aseguró Cavazzoli, a la vez que dijo que el informe “se complementa con otro documento (Prueba de Pasivos) certificado por escribano público, que indica el monto de los fondos de criptomonedas que los usuarios tienen depositados en Lemon”.

“En ambos documentos las cifras deben ser iguales. ¿Qué significa esto? Que todos los depósitos que la empresa recibe de sus usuarios están asegurados y en poder de la misma, listos para que el usuario pueda utilizarlos en el momento que los necesite”, detalló.

Sin embargo, otros actores del sistema mostraron reparos sobre estos documentos.

“Hemos visto muchas pruebas que simplemente consisten en documentos firmados por el CEO de la compañía, declarando que tienen todos los fondos en custodial. No dudo de la buena intención de estos documentos, pero si queremos avanzar como industria tenemos que apuntar a pruebas verificables por usuarios”, apuntó Santos Barrios, Co-Founder & CFO de Let’sBit.

Al respecto, Barrios dijo que están analizando “la mejor forma” de hacer una prueba de reservas, ya que “como mínimo debe contener las direcciones de las billeteras de fondos on-chain (para que los usuarios puedan seguir o controlar el camino de los fondos), subir o incorporar el documento en una blockchain pública para evitar adulteraciones futuras y trabajar con auditores reconocidos para los fondos en custodia centralizada”.

De un modo similar se expresó Manuel Beaudroit, CEO de Belo, quien dijo que si bien analizan hacer una prueba de fondos, “no tenemos una forma de hacerlo de forma automática por temas de infraestructura” y porque “hoy las Pruebas de Fondos son una foto y tiene que ser una película”, además de ser “un vector de ataque personal”.

“Lamentablemente, todo el ecosistema cripto está viviendo un contexto difícil. Desde hace tiempo, desde Belo incentivamos activamente el retiro de fondos hacia soluciones self-custodial cuando se trata de resguardar a largo plazo”, aseguró Beaudroit a Télam.

Fuente Télam