445599 20

“Vos podés ser la única persona que salve la vida de un chico”, dijo creadora de Red por la Infancia

Compartí esta nota a través de :

Paula Wachter, quien hace más de 10 años a partir de su experiencia personal decidió fundar la organización Red por la Infancia para ayudar a niñas, niños y adolescentes víctimas de violencia sexual, aseguró que este tipo de instituciones “a veces pueden ser esa única persona que puede salvar la vida de un chico”.

“Hay que pasar del ´no te metás´ al ´sí, metete´. Vos podés ser esa única persona que puede salvar la vida de un chico. Así de grandes y de importante son estos temas. Entonces, mirá qué necesario es que sepas y te involucres”, expresó en diálogo con Télam al referirse a la institución.

Y añadió: “Los casos de abusos no son lejanos, son cotidianos, están invisibilizados, simplemente no los queremos ver. Es una realidad que duele”.

Al ser consultada sobre como llegó a convertirse en una referente en el tema, Paula explicó: “En mi proceso personal me di cuenta de que, lamentablemente, yo no sabía del tema pero el Estado en ese momento tampoco. No había una línea 137 o el programa de asistencia a la víctima u otros recursos”.

“El Estado estaba casi tan desarmado como yo. Empecé a ver que yo tenía los recursos intelectuales y emocionales, pero que había muchas otras familias que no, porque no tenían la red de apoyo, no tenían lo que a mí sí me permitía seguir sosteniendo”, agregó.

Y fue así que recordó: “Ahí nació mi compromiso moral con la causa social. Yo me dedicaba a la economía en el sector privado. Lo primero que tuve que hacer es aprender leyes. No tenía idea. Palabras y lenguaje difíciles. Me era totalmente ajeno todo. La psicología también. Pero fui aprendiendo”.

“El pronóstico de un chico o chica víctima de abuso al que le creen es uno y otro muy distinto el de uno al que no le creen y tiene que cargar con el peso de la victimización solo. Solamente el hecho de ser creído, de que un niño cuando relata una situación de abuso sea escuchado y creído, ya es parte de su sanación”, describió.

Para entender un poco la situación que encontró al adentrarse en el tema con al organización, Wachter explicó: “Cuando hablás con gente que fue abusada durante su infancia, 8 de cada 10 no fueron creídos o sus situaciones fueron minimizadas. Los especialistas dicen que los chicos lo cuentan una sola vez y, después, si no son creídos, pueden tardar muchos años en volver a decirlo”.

Para poder comprender esto, explicó Paula, hay un estudio de la socióloga María Inés Bringiotti con la población universitaria adolescente de la Universidad de Buenos Aires: solo el 16 % de las chicas y los chicos encuestados que habían sufrido un abuso en la infancia dijeron que les creyeron y que recibieron ayuda acorde.

“Pensemos que estamos en un recorte de chicos que lograron llegar a la universidad. Por eso también trabajamos tanto en la ley para remover la prescripción del delito”, aclaró.

Desde Red por la Infancia se impulsaron varias leyes, como la de imprescriptibilidad y la que hizo que el delito pase a ser de instancia pública, y sobre este punto Wachter dijo que fueron “fundamentales”.

“La de imprescriptibilidad en los delitos contra la integridad sexual en menores de 18 años es fundamental teniendo en cuenta lo que cuesta que las víctimas puedan poner en palabras lo que les sucede. Por eso, simbólicamente, me pareció muy bien que la senadora Elisabeth Kunath la llame ´ley de derecho al tiempo´”, aseveró.

Por último, Wachter dijo: “Es el derecho al tiempo que le tome a la víctima poder hablar. Y que pase a ser de instancia pública significa que cualquier persona puede advertir y denunciar. Antes el Estado le preguntaba al círculo cercano si querían o no denunciar”.

El 19 de noviembre es el Día Mundial para la Prevención del Abuso Sexual de niñas, niños y adolescentes, uno de los delitos más invisibilizados, menos denunciados y poco condenados, que afecta a 1 de cada 5 chicas y 1 de cada 13 chicos.

Fuente Télam