cdpr

Fiscal cree que Reynoso quiso matar a Riesco y pide 14 años, pero no se probó que la tiró del balcón

Compartí esta nota a través de :

El fiscal del juicio por la muerte de Pilar Riesco, la joven de 21 años que en marzo de 2020 cayó de un cuarto piso de un edificio del barrio porteño de Nueva Pompeya, no acusó hoy al novio de la víctima, Patricio Reynoso, como autor de un femicidio, al considerar que no hay certeza de que la haya arrojado al vacío desde el balcón, aunque sí pidió una condena de 14 años al sostener que quiso matarla durante una golpiza previa a ese desenlace.

Se trata del fiscal Guillermo Morosi, quien alegó ante el Tribunal Oral en lo Criminal (18) de la Capital Federal, en una jornada donde previamente la querella de la familia Riesco sí solicitó para Reynoso una condena a prisión perpetua como autor de un “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio”.

“En base a la prueba ventilada y más allá de la íntima convicción a la luz de todos los elementos considero que no se ha logrado arribar a la certeza que se requiere para afirmar que Reynoso haya arrojado al vacío a Pilar Riesco”, dijo Morosi al iniciar su exposición vía Zoom ante los jueces Domingo Altieri, Luis Márquez, y Darío Medina, la cual se extendió a lo largo de 90 minutos.

Al argumentar su decisión, Morosi mencionó que los fiscales tienen “ciertos deberes” por los que regirse y que en función de ellos están “obligados” a guiarse “por el principio de objetividad”.

“Tenemos que requerir la aplicación justa de la Ley. Esto más allá de la idea que uno pueda haberse representado luego del debate”, aclaró.

A su vez, recordó que “durante la instrucción el Ministerio Público Fiscal tienen que reunir los mínimos elementos para llegar a un juicio”, pero que es en el debate donde “se requiere certeza absoluta” y donde “tiene que reconstruirse todo lo que pasó”.

Al referirse a lo que declararon los principales testigos del caso, los vecinos del propio edificio, Morosi recalcó que ninguno escuchó gritos ni pedir auxilio a la víctima desde el balcón y que en cambio sí oyeron al imputado decir frases como “¡no, boluda!”, “por qué lo hiciste mi amor” o “salvámela, salvámela”.

Sin embargo, el representante del Ministerio Público aclaró luego que “nadie impide tener por acreditado algunos tramos del requerimiento de elevación a juicio” y, en ese sentido, afirmó que “no cabe duda de que antes de que la víctima falleciera había sido golpeada y ahorcada por Reynoso”.

Por ello, Morosi cambió la acusación original del caso, acusó a Reynoso por los delitos de “lesiones levemente dolosas agravadas por ser causadas contra una mujer en un contexto de violencia de género, en concurso con intento de homicidio doblemente agravado por los mismos motivos” y pidió para él una pena de 14 años de prisión.

“Lo que este Ministerio tiene acreditado es que el día de los hechos Reynoso mantuvo una discusión con Riesco, donde le causó lesiones e intentando darle muerte en el interior de su departamento. Allí le propino varios golpes ocasionándole lesiones en el cuello, y en los antebrazos. Una sujeción de cuello como la que tuvo Pilar tuvo como suficiente para poner en riesgo la vida de Pilar. No cabe duda de que estamos en un caso de comienzo de ejecución de una conducta criminal”, argumentó.

Antes de la fiscalía, fue el alegato del abogado Roberto Damboriana, querellante por la familia de la víctima, quien sí le solicitó al TOC 18 que se condene a Reynoso como autor de un “homicidio agravado por el vínculo y por haber sido cometido por un hombre, contra una mujer y mediando violencia de género”.

“Después de haber evaluado las declaraciones de la familia de Pilar, de personal policial de testigos aportados por la defensa, tenemos el convencimiento de que estamos en presencia de un homicidio que debe tener la condena de prisión perpetua”, manifestó Damboriana.

En su presentación, el letrado reconstruyó el hecho, sobre el cual señaló que Reynoso “le propinó varios golpes a Pilar, arrojándola luego por el balcón”.

“El imputado tomó a la víctima por el cuello, tras lo cual la arrojó del balcón, provocándole la muerte en su choque contra el pavimento de la calle. Las lesiones se dieron en un contexto de violencia familiar y de género”, expuso el abogado querellante, quien basó sus dichos en lo manifestado por el oficial de policía Barragán, que refirió que un supuesto testigo le había relatado dicha secuencia.

En último lugar, la defensa de Reynoso, encabezada por los letrados Fernando Arias Caamaño y Leandro Giannini, expuso sus alegatos ante el tribunal, donde se solicitó que el imputado sea absuelto al considerar que Pilar Riesco “se arrojó por sus medios al vacío”,

A su vez, los abogados particulares del acusado afirmaron que el día del hecho Reynoso se defendió de una serie de agresiones provenientes de la joven.

“Pilar le dijo a Patricio que iba a arruinarle la vida. Luego, ella tomó un cuchillo y se cortó en el brazo. Posteriormente, tomó la correa del perro e intentó ahorcarlo. En ese momento, él logró desajustarse la cadena y la tomó del cuello para defenderse”, relató el abogado Arias Caamaño durante su alegato y completó: “Al tiempo ella rompió unas fotos y le arrojó los portarretratos. Ante ese cuadro, Reynoso se metió en baño. Después, él ve cómo Pilar pasa los pies por la baranda y se arroja al vacío”.

Al respecto de la versión del acusado, Arias Caamaño indicó que “la totalidad de los dichos de Reynoso a lo largo del debate se vieron corroborados por los vecinos del departamento”.

Según informaron fuentes judiciales a Télam, el próximo miércoles 30 de noviembre el imputado tendrá la posibilidad de pronunciar sus “últimas palabras”, luego de las cuales el tribunal procederá a comunicar la sentencia.

Este juicio comenzó el pasado 13 de octubre y al declarar en el debate Reynoso dijo ser inocente, admitió haber tenido una pelea física con su novia, pero afirmó que fue ella quien se arrojó por decisión propia al vacío.

El hecho que se le imputa a Reynoso (34) – quien llegó a juicio detenido con prisión preventiva-, ocurrió cerca de las 16.30 del domingo 15 de marzo de 2020, cuando Riesco (21) cayó del balcón del departamento “E” del cuarto piso de la calle Alagón 305, en Nueva Pompeya.

El imputado afirmó que Riesco comenzó a increparlo, a gritarle, a decirle que no lo quería y que incluso en un momento le arrojó un portarretratos con una foto de ellos, tras lo cual fue al balcón y se tiró al vacío.

Sin embargo, para la querella y la fiscalía de instrucción, Reynoso “le propinó golpes varios” que le causaron “múltiples” lesiones, y luego la arrojó desde el balcón.

Reynoso fue detenido, luego liberado y nuevamente apresado el 9 de junio de 2021 tras permanecer dos meses prófugo y con un ofrecimiento de recompensa de un millón y medio de pesos dispuesto por el Ministerio de Seguridad nacional para quien ayudara a localizarlo.

Fuente Télam