sb

Según Berni, la cocaína secuestrada en poder de una banda narco iba a venderse en el Bajo Flores

Compartí esta nota a través de :

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, dijo hoy que la narcobanda conformada por personas de nacionalidad peruana detenida con casi media tonelada de cocaína en allanamientos realizados en General Rodríguez, Merlo y Cañuelas iba a comercializar la droga en el Bajo Flores porteño y en algunas zonas de la zona oeste del conurbano, lo cual fue impedido debido a que la policía tenía al jefe de la organización “totalmente monitoreado”.

“Fundamentalmente los peruanos se dedicaban a la venta en la zona de Bajo Flores, una zona que es un ícono en materia de distribución de droga para la ciudad de Buenos Aires, y también comercializaban en el conurbano bonaerense, con un centro logístico de distribución en la zona de General Rodríguez y Moreno”, detalló Berni en una conferencia de prensa que dio esta mañana en el Centro de Coordinación Estratégico de la Policía Bonaerense, de Ciudad Evita, partido de La Matanza.

El ministro confirmó que uno de los detenidos, Manuel Arturo Mendoza Herrera, alias “Manteco”, de doble nacionalidad peruana y argentina, “era el jefe de esta banda peruana y había viajado a Perú a hacer la compra”.

“Lo teníamos totalmente monitoreado y esperamos el momento oportuno, que llegara a la provincia de Buenos Aires, para que el juez y el fiscal dieran la orden de allanamiento y de detención oportunamente”, agregó.

El funcionario bonaerense dijo que se realizó un trabajo “importante” en base al “intercambio de información trasnacional”, y elogió la celeridad con que actuó también la justicia.

“Obviamente que el trabajo de nuestra polícia de la provincia de Buenos Aires fue fundamental para poder obtener la información de que esta banda estaba operando en nuestro conurbano bonaerense, para tener la información de que este cargamento estaba próximo a su arribo. Quiero felicitar al fiscal y al juez por el rápido y oportuno compromiso para poder desbaratarla en tiempo y forma; si no, esta droga en cuestión de horas estaba siendo fraccionada, rebajada y seguramente en la semana estaba en la calle”, concluyó.

La denominada banda de “Yayo” y “Manteco” fue desbaratada tras una investigación llevada adelante por el fiscal federal de Hurlingham, Santiago Marquevich, y el Juzgado Federal 3 de Morón, subrogado por el juez federal de Mercedes, Elpidio Portocarrero Tezanos Pinto, que derivó en el secuestro de 485 kilos de cocaína y el arresto de seis personas.

En la pesquisa trabajaron detectives del Departamento Casos Especiales, de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Martín y de la SubDDI de José C. Paz, dependientes de la Superintendencia de Investigaciones de la fuerza provincial.

En un primer operativo realizado en General Rodríguez, tras el seguimiento de una camioneta, se secuestraron más de 325 kilos de cocaína, pero en uno de los allanamientos posteriores se encontraron otros 160 kilos de la misma droga que estaban escondidos bajo tierra, en un tanque cisterna, en la casa del presunto cabecilla, en el partido de Merlo.

La investigación se inició el 15 de julio pasado con un informante que reportó la existencia de una organización narcocriminal que se dedicaba a la comercialización y distribución de cocaína de un cartel peruano en distintos puntos del conurbano bonaerense como así también en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Según las fuentes, la información indicaba que la cocaína era traída en camiones desde Perú, para luego fraccionarla en cargas de menores dimensiones para su distribución y que la banda tenía su base operacional en el partido bonaerense de Merlo.

El presunto jefe de la banda apodado es un hombre apodado “Yayo”, domiciliado en Merlo y cuñado de uno de los líderes del cartel peruano, que aún hoy continuaba prófugo. Quien sí fue detenido fue uno de los lugartenientes, Herrera, alias “Manteco”.

“Los sospechosos y frecuentes viajes a Perú de ambos sospechosos hicieron que se iniciaran una serie de tareas de inteligencia que ayer dieron su fruto y precipitaron los allanamientos”, dijo a Télam una fuente judicial.

El dato era que Mendoza Herrera había regresado de Perú y se ordenó su seguimiento y el de una camioneta Ford Ranchera, desde la localidad de Cañuelas, hasta su destino en una quinta de General Rodríguez, ante la sospecha de que moviera una importante cantidad de cocaína.

El procedimiento fue en la quinta ubicada en la esquina de las calles España y San Martín de esa localidad de la zona sur del conurbano, donde hubo corridas y hasta un lesionado que cayó de un paredón en su intento de fuga cuando los sospechosos notaron la presencia policial.

En total, en el lugar fueron detenidos seis hombres: “Manteco” Mendoza Herrera, su custodio Luis Ángel Navarro Barboza, alias “Naifas”, y otros cuatro imputados.

La camioneta Ford Ranchera, patente XIP347, ocultaba en un doble fondo de su caja trasera unos 300 panes de cocaína, envueltos en papel aluminio y nylon transparente, que tuvieron un peso total de 325,672 kilogramos, según precisaron voceros policiales.

También se secuestraron un auto Ford Fiesta, otro Volkswagen Vento, teléfonos celulares, una pistola Bersa calibre .380 con dos municiones y un cargador y la documentación personal de los detenidos.

Otro procedimiento relevante fue el realizado en la casa del principal investigado, Mendoza Herrera, en la calle Formosa 3161, de Merlo, donde se hallaron 147 panes de cocaína que paseaban 160 kilos y otros dos kilos de marihuana dentro de un tanque del tipo cisterna subterráneo, que estaba bajo tierra.

Fuente Télam