mdbc

La mamá de Blas Correas será la primera testigo en declarar en el juicio a 13 policías

Compartí esta nota a través de :

La madre de Valentín Blas Correas (17), asesinado de un balazo por la policía durante un control de seguridad en agosto de 2020 en la ciudad de Córdoba, inaugurará hoy la ronda de testigos convocados para el juicio que se le sigue a 13 policías por el homicidio del adolescente y el posterior encubrimienro, informaron fuentes judiciales.

En la cuarta audiencia del debate está previsto que Soledad Laciar, madre de Blas, de su testimonio ante el jurado popular una vez que finalicen las declaraciones de los efectivos acusadis que quedan por hablar.

La jornada judicial comenzará e a las 9 en los tribunales de la capital cordobesa, donde se reúnián los integrantes del tribunal técnico de la Cámara 8va. del Crimen, los miembros del jurado popular y las partes del proceso.

El cronograma de testigos establecido detalla que luego de la declaración de Laciar lo hará el papá del adolescente asesinado, Fernando Blas Correas, y los cuatro amigos que, en la noche del crimen, iban con la víctima en el auto baleado pla policía en un puesto de control policial montado en la zona sur de la ciudad de Córdoba.

En la audiencia anterior, llevada a cabo el pasado miércoles, sólo dos policías accedieron a declarar: el cabo 1° Javier Alarcón (33) y la oficial ayudante Yamila Florencia Martínez (24).

“Nunca disparé con intenciones de matar a nadie”, dijo Alarcón en su breve declaración y sin aceptar preguntas, tras lo cual manifestó que su accionar tuvo que ver con un alerta que recibió por frecuencia policial sobre “un vehículo que supuestamente se dio a la fuga con seis ocupantes que podrían portar armas y que habían querido cometer un delito”.

El efectivo explicó que se encontraba en un control sobre avenida Vélez Sarsfield y Romagosa, de barrio Colinas, y sostuvo: “Se aproxima el Fiat blanco y encara al policía Gómez. Desenfundé mi arma. Nunca disparé con intenciones de matar a nadie”.

El cabo 1° Lucas Gómez (37), el otro efectivo que disparó su arma contra el vehículo y uno de sus proyectiles fue el que impactó en la espalda de Blas y le provocó la muerte, negó los hechos y se abstuvo a declarar.

En tanto la oficial Martínez, a cargo del puesto del control policial donde ocurrieron los disparos, también dijo que habían sido alertados por radio sobre la fuga del Fiat Argo blanco con “ocupantes supuestamente armados” y recordó que escuchó los disparos efectuados por Gómez.

Martínez agregó que quedó “shockeada” porque “no se habían respetado los protocolos”, y afirmó que más tarde le informaron que “habían encontrado el fierro (arma)” que, luego, la investigación determinó habían “plantado” para simular un enfrentamiento.

El hecho ocurrió la madrugada del 6 de agosto del 2020 cuando Blas se hallaba dentro de un Fiat Argo junto a cuatro amigos con quienes iba a ir a tomar algo a un bar.

Cuando circulaban por avenida Vélez Sarsfield y Romagosa, del barrio Colinas, en el sur de la capital cordobesa, uno de los jóvenes que conducía evadió un control policial porque -según dijo luego- se asustó porque uno de los policías le apuntó con un arma a la cabeza.

En ese momento, según la investigación, el suboficial Gómez (37) efectuó cuatro disparos con su arma reglamentaria, mientras que el cabo primero Alarcón (33) disparó en dos oportunidades.

Las pericias determinaron que uno de los cuatro disparos efectuados por Gómez impactó en la espalda de Blas, lo que le provocó la muerte.

Posteriormente, y con el objetivo de simular un enfrentamiento con un grupo armado, los policías “plantaron” un arma en las cercanías de la zona del control policial, según la acusación fiscal.

En este juicio, Gómez y Alarcón llegan acusados de ser “coautores de homicidio calificado por abuso de su función y homicidio agravado por el empleo de armas de fuego, homicidio calificado por abuso de su función en grado de tentativa reiterado -cuatro hechos- y homicidio agravado por el empleo de armas de fuego en grado de tentativa reiterado -cuatro hechos”.

Los restantes 11 policías acusados son Sergio Alejandro González, Wanda Micaela Esquivel, Yamila Florencia Martínez, Walter Eduardo Soria, Enzo Gustavo Quiroga, Jorge Ariel Galleguillo, Leonardo Alejandro Martínez, Rodrigo Emanuel Toloza, Ezequiel Agustín Vélez, Leandro Alexis Quevedo y Juan Antonio Gatica, acusads de “falso testimonio, encubrimiento por favorecimiento personal agravado por la calidad funcional y omisión de deberes de funcionario público”.

Fuente Télam