pdoc

Por la inflación, desciende el poder de compra en los países de la OCDE

Compartí esta nota a través de :

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) advirtió hoy que las subas en los precios de la energía y los alimentos tras el inicio de la guerra entre Rusia y Ucrania están erosionando el poder de compra en sus países miembro, además de colocar en una situación de “alta incertidumbre” al mercado laboral.

El organismo, con sede en Paris, señaló hoy que los mercados laborales entre sus 38 estados miembro rebotó “fuertemente” desde la pandemia de coronavirus, pero que “las perspectivas laborales globales ahora poseen una alta incertidumbre”.

“El menor crecimiento global significa que el crecimiento del empleo posiblemente también se ralentice, mientras que las grandes subas en la energía y los precios de las commodities están generando una crisis del costo de vida”, indicó la OCDE en su informe anual de “Perspectivas Laborales”.

Hasta el momento los datos laborales de la OCDE de los últimos meses fueron positivos: la tasa de desempleo se estabilizó en julio en 4,9%, 0,4 puntos menos que el nivel previo a la pandemia de febrero de 2020, y el mínimo desde que comenzó la serie en 2001.

Según el reporte, el empleo está creciendo con mayor fortaleza en los sectores de servicios de altas remuneraciones y con menor ímpetu –sin superar aún los niveles previos a la pandemia- en aquellos puestos intensivos de baja paga como el alojamiento (cuyo empleo se sitúa 9% por debajo de los niveles pre-Covid), la manufactura, el transporte y la construcción.

Esto último, según el organismo, golpea con mayor fuerza a los grupos más proclives a tomar dichos puestos como los jóvenes, los trabajadores de baja calificación, migrantes y otros grupos vulnerables.

En ese sentido, la tasa de empleo de los jóvenes “sigue siendo menor que antes de la crisis (del coronavirus) en más de la mitad de los países de la OCDE”.

Por otro lado, la entidad subrayó en un comunicado que persisten las situaciones de escasez de mano de obra en diversos países.

En la Unión Europea (UE), por ejemplo, casi tres de cada diez firmas de manufactura y servicios reportaron problemas en la producción durante el segundo trimestre por la falta de empleados.

Sin embargo, pese al bajo desempleo, la inflación está afectando con fuerza al poder de compra y a los salarios.

Se estima que, entre los miembros de la OCDE, los salarios reales bajarán este año 4,5% en España, 3,1% en Italia, 2,9% en Reino Unido, 2,6% en Alemania y 0,6% en Estados Unidos.

“La suba de los precios de los alimentos y la energía está trayendo fuertes consecuencias, en particular en los hogares de bajo ingreso. Pese a la escasez de fuerza laboral, el crecimiento de los salarios reales está por detrás de las actuales tasas de inflación”, advirtió el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann.

Como ejemplo de la desigualdad de la inflación y el peso en la canasta de los componentes energético y alimenticio, mientras que en Reino Unido y en España la inflación implicó subas del 3,3% y del 2,2%, respectivamente, en los gastos de los hogares del quinto quintil de ingresos (el 20% que recibe mayores ingresos) las mismas fueron del 6,2% y 3,3% en el último quintil de menores ingresos.

El organismo advirtió que los salarios reales continuarán bajando en el resto del 2022 y recomendó medidas focalizadas como, por ejemplo, ajustar salarios mínimos o establecer transferencias a los más afectados por las subas de los alimentos y la energía, al igual que mayores esfuerzos para “reconectar” trabajadores de baja calificación a las vacantes disponibles.

Asimismo, consideró como “claves” las “discusiones activas entre los gobiernos, los trabajadores y las firmas”, y el rebalanceo del “poder de negociación” ubicando a los trabajadores en “igualdad de condiciones”.

Fuente Télam