rpdoasksd

ONU fustiga al Gobierno de Bolsonaro por reaccionar en forma “lenta” en las búsquedas en la Amazonía

Compartí esta nota a través de :

El Alto Comisariado de la ONU para los Derechos Humanos fustigó hoy al gobierno del presidente Jair Bolsonaro por haber reaccionado en forma “extremadamente lenta” para buscar al experto indigenista Bruno Pereira y al corresponsal inglés Dom Phillips, desaparecidos desde el domingo en el extremo oeste brasileño, en la selva amazónica.

El alerta realizado en Ginebra por la agencia de la ONU coincide con el quinto día de búsqueda de ambos en la región del Vale do Javarí, en el estado de Amazonas, cerca de la frontera con Perú, luego de que fueran amenazados por mafias de la región que realizan actividades ilegales en áreas indígenas.

La portavoz Ravina Shamdasani dijo en conferencia de prensa que el Alto Comisionado repudiaba la lentitud del gobierno brasileño en enviar ayuda calificada para buscar a los dos desaparecidos, en respuesta a los comentarios de Bolsonaro de que ambos “embarcaron en una aventura” y “sin custodia” en esa región conflictiva de Brasil.

“La respuesta (del gobierno) fue extremadamente lenta, lamentablemente. Creemos que ahora, a partir de la decisión de la justicia, las autoridades hayan empleado más medios para buscarlos. El Estado tiene la obligación de protegerlos y de garantizar su seguridad”, dijo la portavoz.

Según ella, Phillips y Pereira “hacen un papel importante en la región alertando sobre las actividades ilegales en el Vale do Javarí”, una región donde actúan mafias de la minería ilegal y de la pesca ilegal, además de ser un paso cercano a las rutas del narcotráfico provenientes de Perú camino a los puertos del Atlántico.

Las búsquedas continuaban este viernes por parte de la Marina, la policía de Amazonas, el Ejército y ahora se sumó la policía especial Fuerza Nacional de Seguridad enviada por el Ministerio de Justicia.

Ayer, la policía encontró rastros de sangre en la embarcación del hombre que fue detenido tras la desaparición de Phillips, colaborador de The Guardian y que juntaba material en la selva amazónica para escribir un libro sobre la vida de los pueblos más vulnerables, los indígenas y ribereños.

“Se encontraron rastros de sangre en la embarcación de Amarildo da Costa de Oliveira, de 41 años, conocido como ‘Pelado’, preso el pasado martes” en calidad de “sospechoso”, informó la Policía Federal (PF) de Brasil.

“El material recolectado está camino a Manaos (capital de Amazonas) a bordo de un helicóptero Black Hawk, para ser sometido a una pericia”, añadió la fuerza en un comunicado, junto a imágenes de investigadores tomando fotos de lo que parece ser una pequeña mancha de sangre sobre una lona azul, dentro de una lancha a motor con la pintura descascarada.

Ambos habían viajado en una lancha al lago Jaburu y debían volver a la ciudad de Atalaia do Norte la mañana del domingo.

La última vez que se les vio fue en el paraje Sao Gabriel, cerca de Atalaia do Norte.

Testigos dijeron haber visto a Amarildo Oliveira pasar en una lancha a gran velocidad en la misma dirección que Phillips y Pereira, después que fueron vistos por última vez.

La policía afirma que el hombre fue arrestado porque portaba municiones de calibre no permitido y droga.

Pereira, experto de la agencia gubernamental de asuntos indígenas de Brasil (Funai), ya había sido amenazado por grupos criminales que actúan en la región por su trabajo de protección de las áreas indígenas, que son federales y dependen del Ministerio de Justicia.

Desde hace un tiempo, está con una licencia temporal de su cargo y trabajaba en proyectos junto a la Unión de los Pueblos Indígenas del Valle de Javarí (UNIVAJA) para mejorar la vigilancia en las aldeas.

Ubicada en la frontera con Perú y Colombia, la región abriga una tierra indígena protegida de 8,5 millones de hectáreas, y sufre con la presencia de narcotraficantes, pescadores, madereros y mineros ilegales que van en busca de sus recursos naturales.

Una cadena de protestas para reclamar por la búsqueda de los desaparecidos se ha registrado en varias ciudades de Brasil, en Londres y en Los Ángeles, donde Bolsonaro participa de la Cumbre de las Américas.

Fuente Télam

Scroll al inicio