pcdfem

La Justicia pidió la captura internacional del prófugo por el doble femicidio en Misiones

Compartí esta nota a través de :

La Justicia de Misiones pidió la captura internacional del prófugo Sergio Kozak, imputado por el doble femicidio en la localidad de San Antonio, donde Débora Elizalde y su madre, Gabriela Agüero, fueron ejecutadas a balazos el lunes pasado, informaron hoy fuentes policiales.

El juzgado de instrucción 3, a cargo de Martín Britez, solicitó la captura nacional e internacional del sindicado femicida quien, de acuerdo a lo declarado por testigos y lo que quedó registrado en un video de una cámara de seguridad, el lunes ejecutó a balazos a quien había sido su pareja, Elizalde (24), y a su madre Agüero (39) cuando entraban a su casa en la mencionada localidad.

Las fuentes indicaron que ese video clave que circuló en las últimas horas en medios locales fue incorporado a la causa y a partir de él se reconstruyeron los últimos minutos de vida de las víctimas cuando llegaban a su domicilio en el barrio “Nueva Esperanza”, de esa localidad ubicada a unos 260 kilómetros al norte de Posadas en los límites con el Brasil.

Por otra parte, se conocieron otros detalles tras el allanamiento a la vivienda del acusado y a una de sus chacras.

También la declaración de Alejandro Elizalde (20), hijo y hermano de las víctimas, fue una pieza clave para reconstruir el hecho ya que fue testigo presencial de lo ocurrido en la madrugada del lunes.

Según detallaron las fuentes, Kozak tuvo un primer altercado esa madrugada con las víctimas en un boliche bailable, de donde lo echaron las empleados de seguridad.

Los investigadores creen que, al irse de ese lugar, Kozak fue en búsqueda del arma, un revólver calibre 38, que terminó siendo usada para asesinar a Débora y su madre cuando desde el local bailable se dirigieron a su casa en un remís conducido por un conocido de las víctimas, lo que se ve en las cámaras de seguridad.

Según el testimonio de Alejandro, quien también estuvo en el boliche bailable junto a su madre y su hermana, ellos salieron a bordo de un remís Volkswagen Gol Trend rojo conducido por un hombre a quien conoce como “Pauliño”.

Cuando llegaron a la puerta de su casa, al lugar también arribó una camioneta Fiat Toro de azul conducida por Kozak.

Siempre según lo relatado por el testigo y de acuerdo a la secuencia captada en el video, el femicida primero quiso embestir a una de las mujeres con su camioneta y luego, sin descender del vehículo y a corta distancia, les efectuó dos o tres disparos con un revólver calibre 38, primero a Débora y luego a su madre Graciela.

Según las autopsias, Débora presentaba una herida de arma de fuego en una zona cercana al hombro izquierdo y su madre una de idénticas características en el lado derecho del cuello.

A raíz de los balazos, ambas sufrieron un “shock hipovolémico y paro cardiorrespiratorio”, que fueron las causas de sus muertes.

Ante esa situación, Alejandro declaró que intentó detener el vehículo del atacante abriendo la puerta del acompañante, algo que también se observa en el video.

Según contó el familiar de las víctimas a la policía, dentro del habitáculo tomó del brazo al acusado y, tras un forcejeo, logró arrebatarle el arma y arrojarla a la vereda, tras lo cual el agresor aprovechó para escapar con su vehículo hacia la Ruta Nacional 101.

Una vez alertados, los policías organizaron un operativo cerrojo en las localidades vecinas para intentar localizar al prófugo.

Según explicaron las fuentes, los investigadores obtuvieron información de que el supuesto autor del hecho y el vehículo utilizado podrían encontrase en un paraje distante a unos 5 kilómetros del casco urbano, propiedad que el acusado compró recientemente donde efectivamente se logró dar con la camioneta Fiat Toro abandonada.

En las primeras pericias realizadas al rodado, se recolectaron muestras de salpicaduras de sangre en el capot.

También se allanaron las propiedades de Kozak y en una de ellas se incautaron municiones de calibre 38, otra arma calibre 22 y en un ropero se hallaron pegadas fotografías de Débora, la más joven de las víctimas, algo que llamó mucho la atención de los investigadores.

Por estas horas, la policía de Misiones continúa la búsqueda de Kozak y mantienen un rastrillaje en los municipios lindantes con pasos fronterizos y en las zonas de su chacra que también se encuentra cercana a la frontera con Brasil.

Kozak es propietario de un locutorio, habían tenía una relación con Débora, quien en diciembre lo denunció por amenazas y violencia de género, a partir de lo cual el ahora prófugo tenía una prohibición de acercamiento emitida por un Juzgado de Familia de la localidad de Andresito.

Fuente Télam

Scroll al inicio