msosp

El Congreso peruano interpela al ministro del Trabajo de Castillo

Compartí esta nota a través de :

El Pleno del Congreso peruano inició el proceso de interpelación al ministro de Trabajo, Iber Maraví, quien deberá responder preguntas sobre su presunta participación en atentados en Ayacucho y su relación con el Movadef, brazo político de la guerrilla Sendero Luminoso, dos acusaciones que él ha desmentido varias veces desde que asumió el cargo en el Gobierno de Pedro Castillo.

“Soy inocente de todo en cuanto se referencia en los mencionados atentados”, dijo Maraví al iniciar su descargo, según informó la prensa local.

“No participaré, participo ni participaría nunca en ningún acto delictivo de esa naturaleza. No le debo nada a la Justicia, no tengo ningún proceso pendiente ni sentencias condenatorias. El Poder Judicial cumplió con las investigaciones”, continuó el ministro durante sesión que es transmitida por la señal oficial del Congreso peruano.

Maraví, quien está en riesgo de enfrentar una censura del Congreso, es un profesor y abogado del departamento andino de Ayacucho y desde hace años acompaña al hoy presidente Castillo en luchas sindicales del gremio docente.

Al iniciar sus respuestas, pidió que no se confundan sus actividades sindicales con acciones radicales, mucho menos subversivas: “Rechazo categóricamente la estigmatización y criminalización del legítimo derecho a la protesta. Reclamar derechos no es ser terrorista”, dijo.

Maraví está acusado de participar en atentados, cargos que niega y resiste a renunciar porque “sería darle gusto a la ultraderecha”.

En tanto, la Policía hizo un gran despliegue de seguridad en las afueras del Congreso y calles aledañas al Congreso para evitar enfrentamientos entre los manifestantes que se movilizaron a favor y en contra del ministro cuestionado por la oposición.

Hace semanas y luego que Castillo consiguiera la mayoría del Congreso para aprobar a todo su gabinete, el congresista opositor Jorge Montoya, del Partido Renovación Popular, había prometido sacar a los ministros de Castillo “uno por uno” y puso a Maraví primero en su lista. Inmediatamente después, la prensa publicó informes policiales de la época que mencionaban al miembro del Gobierno.

Los citados informes lo señalan como “‘no habido’ (no encontrado) ejecutor de atentados dinamiteros cometidos entre 1981 y 1982”.

Al lado de su nombre están los de personas que se convertirían en mandos de Sendero, como Osmán Morote, Edith Lagos o Hildebrando Pérez Huaracca.

Pero Maraví insiste en que habría sido imposible llevar una vida pública como la que tuvo hasta el día de hoy si, como dicen sus acusadores, hubiera sido parte de Sendero Luminoso, el grupo armado maoísta que nació en Huamanga y al que la Comisión de la Verdad consideró el primer gran responsable del período de violencia que comenzó en los 80.

 

Fuente Télam